25° GUATEMALA
25/01/2023
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Elecciones Guatemala 2023
Elecciones Guatemala 2023
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Deportes
Deportes

Mario Estrada: “La inseguridad se combate empoderando al poder local”

Eder Juarez
24 de junio, 2015

En las entrevistas que realiza Republica.gt a los candidatos que aspiran a la Presidencia de la República, Mario Estrada, de la Unión del Cambio Nacional (UCN), dio su punto de vista en relación al tema de seguridad.

En materia de seguridad, ¿cuáles son sus planes?

Es un tema que mantiene al guatemalteco en estado de incertidumbre. Cuando todo el pueblo de Guatemala decía que se iba a resolver el problema porque habría mano dura, pero escogieron a un hombre que fue comisionado de la seguridad en el país, y falló. Un hombre que era experto en temas de seguridad, y que no funcionó. El tema de seguridad es preocupante, aquí hay extorsiones, asesinatos de pilotos, robo de celulares (aunque existe una ley que no se aplica o no se ha aplicado como debe de ser), ahora roban por Q50, se meten a las casas y saquean: vacían las casas estando las personas adentro y no existe una buena estrategia de seguridad en el país. Se perdió totalmente el norte.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Nosotros, en UCN, creemos tener el mejor plan de seguridad. Primero la seguridad es integral, no nos perdamos; el tema no es de más policías, más soldados y más cárceles, así no se resuelve el tema. Tenemos 35 mil policías y los altos mandos y medios, quienes manejan la seguridad, están totalmente corrompidos; allí está el crimen organizado y allí, además, surgen las estructuras. El cáncer hay que combatirlo desde su raíz, aquí hay que limpiar completamente los altos mandos y los cuadros medios de la Policía y el Ministerio de Gobernación, es la única manera.

Otra cosa más: a los agentes que se están graduando no hay que meterlos a una comisaria donde ya está el cáncer, porque en poco tiempo estarán contaminados. Dígame quién cree en las fuerzas de seguridad: cuando hay puesto de registro, uno se va mejor porque es un puesto de asalto. Todo mundo teme a eso.

Se debe crear un cuerpo élite de reacción inmediata e investigación. También hay que fortalecer la inteligencia civil para que sea efectiva y no que se atienda únicamente a una o dos personas. Hay que empoderar al poder local, y la única manera es semidescentralizando el Ministerio de Gobernación. ¿Por qué empoderar al poder local?  Porque son los que están más completos en cuanto a la estructura organizacional. El alcalde tiene Cocodes, Codedes, Comudes, tiene asociaciones, puede organizar por comité de barrios a la sociedad, tiene policías municipales de tránsito, hasta la última aldea tiene representantes en el poder local. Entonces, el Ministerio de Gobernación funciona como el gran rector de la seguridad en Guatemala, es la única manera de poder hacerlo. El presupuesto es sencillo, ¿acaso la municipalidad no tiene su propio presupuesto y está funcionando? Hay que responsabilizarlos a ellos también.

¿Le dará seguimiento a la reforma Policial?

Hay que revisar la reforma policial, pues no la conozco bien, tengo que decirlo con gran franqueza. Quiero decir que un candidato presidencial no es un sabelotodo, no es Superman de la película. Debemos aceptar que un candidato presidencial es el que tiene el tacto y el conocimiento para poder dirigir al país. Tengo buena gente para el Ministerio de Gobernación, y necesito rodearme de buenos hombres y buenos técnicos conocedores. Quiero ser un presidente que sí va a dirigir el país, no de televisión. Entonces, ¿cómo vamos a hacer para sanear los altos mandos y medios? Si es con la reforma policial, pues que así se haga. El problema de la administración pública es que, quien llega, tira los programas que se han realizado y, aunque fueran buenos, implementan los propios sin importar que no se conozcan. Por eso, hay que revisar, y si son buenos, volverlos institucionales y darles seguimiento. Por eso es que el país se atrasa; mientras llega un presidente para echar andar un plan, perdió tres años.

¿Existen acciones positivas en el tema de seguridad de este gobierno?

Sí tiene algunas cosas, no podemos decir que no. Tienen problemas porque el pueblo de Guatemala ya no los quiere, pero algo bueno han de tener, y hay que revisar qué es para continuarlo.

Específicamente en seguridad, ¿cree que hay temas que se deben retomar?

Se debe revisar la reforma policial, Adela Torrebiarte no es mala persona; conoce de seguridad. Aunque no ha funcionado en temas de prevención, hay un viceministerio dedicado a este tema, y eso es bueno; lo continuaría. Además, es importante trabajar con el poder local para prevenir delitos y sería bueno organizar a los ciudadanos.

Pero, el punto negativo es adónde va a parar el presupuesto del Ministerio de Gobernación; si hay patrullas, no tienen gasolina. ¿Cómo van a perseguir a un delincuente que conduce un vehículo veloz si al kilómetro ya se acabó el combustible? No podemos tener una cartera desabastecida: patrullas sin llantas, patrullas tiradas por todos lados; hay una mala reorientación del presupuesto. Se tienen Q200 millones asignados, pero se los quitan para programas sociales. ¿Cómo es posible que existan problemas si hace algunos años el presupuesto era de Q13 mil millones y sí funcionaba? Sucede que ahora proyectan el dinero para hacer grandes negocios, en vez de buscar el beneficio de la población. Compran una gran cantidad de llantas, pero la comisión es del 20 o 30 por ciento. En el tema de las cámaras por Q1,500 millones; ¿quiénes estaban en el negocio? Incluso había un candidato vicepresidencial involucrado; no lo digo por hablar mal de él, pero es la realidad que se vive en Guatemala.

¿Continuarán las fuerzas combinadas?

Debemos reorientar el papel de las fuerzas combinadas. Aquí no puede haber cinco soldados cuidando un policía. Si se necesitan, hay que utilizarlas.

Al narcotráfico usted lo ve campeando por todos lados, se descuidaron las fronteras. Por eso hay que redefinir el papel de cada una de las instituciones y fuerzas armadas del país. En el caso del Ejército, este debe cuidar la soberanía nacional y las fronteras. Pero entregamos parte de Guatemala; mire el caso de Petén, parece que es tierra de nadie. Además, contamos con siete áreas rojas que son: Puerto Barrios, Petén, Escuintla, Chimaltenango, Zacapa, Chiquimula y la ciudad capital. ¿Dónde está el papel de las fuerzas combinadas en esos lugares? ¿Para qué sirve un policía corrupto detrás del carro y que está acompañado de soldados que únicamente lo observan? Eso debe reorientarse. .

¿Cómo enfrentará al narcotráfico y crimen organizado?

Hay que darle el papel que le corresponde al Ejército. ¿Qué hacemos con esta institución metida en las bases militares? Deben salir a cuidar las fronteras. Mire las aduanas, y el caso La Línea, revisemos qué encontraron en los contenedores. No hay un verdadero control del narcotráfico y crimen organizado; pueden pasar drogas, armas, personas y todo lo que quieran. Ese escándalo que le costó la cabeza a la vicepresidenta y por el cual ahora exigen la renuncia del presidente, ¿que hay detrás de todo esto? Los grandes negocios.

¿Qué opina de la despenalización de las drogas?

Primero habría que analizar si como país estamos preparados; si es medicinal, hay que considerarlo; si es solo para comercializarla, el país se podría convertir en un edén donde todo mundo puede llegar a consumir. Habría que ver para qué debe legalizarse.

En el tema de las cárceles, ¿qué hará para tomar el control?

En las cárceles es donde nacen las extorsiones. Allí está los jefes. ¿Cómo es posible que no se puedan controlar las llamadas de las cárceles y no se puedan bloquear? ¿Qué habrá detrás de todo esto? ¿Será que los mandos altos y cuadros medios del Ministerio de Gobernación están involucrados en este tema? El problema está allí, en las cárceles. Condenar a un cabecilla no termina con el delito si, de igual forma, envía instrucciones desde presión. Debemos ponerles candado y cadenas para bloquear completamente la comunicación.

¿Cómo retomar ese control?

Con carácter. Aquí lo que se quiere es que el presidente sea capaz de tomar decisiones. He sido funcionario, ya fui director, y llegué a una institución que daba miedo; allí mandaban a los empleados por castigo, pero en tres meses la cambié. Después, todos quería ir allí. Lo que se necesita es la voluntad política para hacer las cosas, y yo sí puedo.

En notas adjuntas, Mario Estrada da su postura en temas coyunturales de política y economía.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER