19° GUATEMALA
30/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Calidad del sueño estrechamente ligada a adictos a las pantallas

Redacción República
02 de febrero, 2015

ParísFrancia | AFP |

Realizado sobre 10.000 jóvenes noruegos de entre 16 y 19 años, el estudio muestra en particular que los adolescentes más adictos a las pantallas corren riesgo de demorar más de una hora en dormirse.

El mismo aumenta en 49% entre los que utilizan pantallas durante más de cuatro horas diarias (aparte de los horarios escolares), respecto a los que lo hacen durante menos de una hora.

El riesgo es máximo en el caso de quienes miran las pantallas durante la hora precedente a acostarse, según el estudio publicado por la revista médica en línea BMJ Open.

Los jóvenes estudiados tenían necesidad de una media de entre 8 y 9 horas de sueño para estar en forma al día siguiente, pero aquéllos que pasaban más de dos horas enviando e-mails o “chateando” en internet estaban expuestos a dormir menos de cinco horas por noche.

Los investigadores también constataron que quienes utilizaban varios aparatos durante la jornada tenían más dificultades para dormirse y lo hacían durante menos tiempo que los que utilizaban sólo uno.

Quienes utilizaban dos o tres aparatos diferentes mostraban un 50% de chances de dormir menos de cinco horas por noche respecto a los que se conformaban con uno. Para quienes utilizaban cuatro o más, este riesgo aumentaba a 75%.

Para los investigadores, dirigidos por la doctora Mari Hysing, del Centro de investigación de la salud de Bergen (Noruega), es momento de que los poderes públicos actualicen las recomendaciones concernientes a las pantallas, que durante mucho tiempo sólo estaban vinculadas a las de televisión.

“Los resultados (del estudio) confirman la necesidad de recomendar la restricción de la utilización de estos medios en general”, añaden.

Estos científicos avanzan la hipótesis de que las pantallas estimulan al sistema nervioso y que la luz que emiten actúan sobre el biorritmo, lo que tiene efectos negativos sobre el sueño.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER