Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

5 formas poco saludables de perder peso

Edgar Quiñónez
03 de noviembre, 2021

Hay maneras saludables y poco saludables para intentar perder peso. Las estadísticas muestran que una dieta de frutas y verduras, baja en grasa y azúcar refinado (junto con la práctica de ejercicio regular) permitirá a una persona disminuir de peso y, sobre todo, mantenerlo con el tiempo. 

En la búsqueda por perder peso en poco tiempo, algunas personas exponen su salud. Es importante saber identificar las formas poco saludables de adelgazar.


Esta nota también te puede interesar: Pan de muerto: una tradicional receta del 1 y 2 de noviembre en Guatemala


Formas poco saludables para perder peso

¿Quieres saber cuáles son las prácticas dañinas de las que te estamos hablando? A continuación, te ofrecemos un listado de las más conocidas. Toma nota y evita su práctica.

1- Usar quemadores de grasa

Esta “moda” engañosa promueve el uso de sustancias químicas y hierbas que tendrían el efecto de “quemar la grasa”. Pero el problema es que no existen estudios para probar su eficacia. De hecho, lejos de ello, se han presentado problemas con su uso.

La efedra o ma huang, por ejemplo, fue prohibida en 2004. Según un estudio realizado por varios investigadores de la Universidad de California, esta es capaz de causar ataques cardíacos, derrames cerebrales, crisis de presión alta y convulsiones.

Fotografía de Ajale en Pixabay, utilizada con fines ilustrativos.

2- Comer algodón

Este es otro método sin sentido, pero a la vez peligroso. Consiste en deglutir trozos de algodón remojados en algún tipo de líquido, como zumo de naranja. De esta forma, se pretende que el algodón ocupe espacio en el estómago y de una sensación de llenura.

Como bien explica un artículo recogido en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, se forman bezoares o bolas de material extraño que pueden provocar obstrucciones intestinales.


3- Tomar medicamentos

Conocidas también como “pastillas para bajar de peso”, estas comprenden un grupo de medicamentos (por lo general, pertenecientes a la familia de las anfetaminas) que hacen que se pierda el apetito.

El problema es que estos medicamentos no se pueden usar por mucho tiempo. Y así como actúan de inmediato, de inmediato también la persona vuelve a ganar el peso perdido al suspenderlas.

Pero no solo eso, sino que también son capaces de provocar otros efectos secundarios como nerviosismo severo, crisis de ansiedad y subidas bruscas de la presión arterial.

Fotografía de Charles Thompson en Pixabay, utilizada con fines ilustrativos.

4- Los vómitos, una de las formas poco saludables de perder peso

Hay quienes creen que, si vomitan lo que acaban de comer, disminuirán las calorías que ingieren y, por lo tanto, adelgazarán. Pero lo cierto es que esta práctica es síntoma de un trastorno de la alimentación conocido como bulimia.

Por ello, las personas que lo presenten deben ser evaluadas para descartar o diagnosticar dicha enfermedad. Deshidratación, pérdida de sales y daño en el esófago pueden ser solo algunos de los efectos secundarios provocados por este mal método.

Fotografía de Charles Thompson en Pixabay, utilizada con fines ilustrativos.

5- Sudar en exceso

La gente piensa que la grasa acumulada tiene mucha proporción de agua. Bajo ese razonamiento, creen que si su cuerpo (o alguna de sus partes) suda más, van a quemarla mejor y a disminuir de peso.

Para eso, usan vendajes de plástico sobre el vientre o ropa de plástico. Sin embargo, este método no va a ayudar con el control del peso y es capaz de causar deshidratación y pérdida significativa de sales de sodio, cloro y potasio en el sudor.

Síguenos en Google News

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR