14° GUATEMALA
20/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Migrantes
Migrantes
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Dormir mucho puede ser culpa de tus genes, esto dicen los expertos

Edgar Quiñónez
12 de agosto, 2021

Dormir es necesario para recargar energía. Algunas personas se sienten como nuevas luego de descansar por ocho horas, mientras que otras estarían encantadas de tomar una siesta durante todo el día.

Si eres de los que aman dormir y aprovechas cualquier oportunidad para conciliar el sueño tenemos algo que contarte. Los investigadores de las Universidades de Murcia y Massachussets revelan que esto puede deberse a tus genes.


Esta nota también te puede interesar: El éxito de Elon Musk, el nuevo hombre más rico del mundo


Relación de dormir y los genes

“Dormir la siesta es algo controvertido”, señala Hassan Saeed Dashti, investigador del Centro de Genómica de Medicina del Massachusetts General Hospital y coautor de la investigación.

En el mismo estudio se explica que las siestas no son exclusivas de los humanos: “Son episodios cortos de sueño diurno que se conservan evolutivamente en diversas especies diurnas, que van desde moscas hasta mamíferos”.

Algunas culturas están adquiriendo el hábito de la siesta. Otros estudios lo relacionan con el incremento de la productividad, pero los ya mencionados investigadores comparan:

“En algunos países en los que las siestas han sido siempre parte de su cultura, como es el caso de España, se está perdiendo el hábito; en otros, como en Estados Unidos, hay compañías que lo están promoviendo como método para mejorar la productividad.”

Fotografía de StockSnap en Pixabay, utilizada con fines ilustrativos.

Las siestas no son para todos

Desafortunadamente, sin importar los beneficios que se le atribuyen a las siestas, algunas personas no logran dormir durante el día. Luego de realizar un estudio de asociación del genoma (GWAS por sus siglas en inglés) se identificó que 123 regiones en el genoma humano se asocian con poder conciliar el sueño en el día.

Por lo tanto, la facilidad para tomar siestas (sin importar la hora) podría ser el resultado de tu herencia genética. La investigación también señala que hay otros factores que influyen para que una persona pueda dormirse con facilidad durante el día; por ejemplo, no haber descansado suficiente en la noche anterior.

Estos son sólo algunos de los factores que influyen en las personas para decidir si quieren tomar o no una siesta. Recuerda que dormir un rato por la tarde puede ayudarte a mejorar tu desempeño, relajarte y hasta disminuir la fatiga. Ojalá seas de los afortunados que logran conciliar el sueño durante el día.

  • TAGS RELACIONADOS:
  • salud
SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR