Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Alex Quintanilla: el talento guatemalteco detrás del mural pintado más alto de Guatemala y Centroamérica

Con cada trazo y pincelada, el guatemalteco dejó una huella imborrable arte guatemalteco. 

Alex Quintanilla (Fotografía: @leex.gt )
Alicia Utrera
16 de mayo, 2023

Alex Quintanilla, es un artista guatemalteco que ha dejado su huella en Guatemala con la creación del mural pintado más alto de Guatemala y Centroamérica. Su obra, ubicada en el edificio Casa San Pedrito en la zona 5 de la Ciudad Capital, ha capturado la atención y el asombro de quienes la contemplen.

Con una mezcla de emoción y satisfacción, Alex Quintanilla expresó su alegría por haber concluido esta monumental obra de arte, que se inspira en la belleza y vitalidad de las plantas. "Todo mi arte encuentra su esencia en el crecimiento y la fluidez de las plantas, y eso es precisamente lo que hemos buscado plasmar en este diseño", compartió el talentoso muralista.

El proyecto fue encargado a Quintanilla por la Desarrolladora Total, reconocida por sus edificios en la zona 10 y zona 14 de la ciudad. El primer acercamiento entre el artista y una de las arquitectas de la desarrolladora se produjo durante la creación de un diseño en un apartamento del edificio Casa San Pedrito, despertando así la idea de llevar a cabo uno de sus diseños, pero esta vez en la pared blanca del lobby.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE

Mural elaborado por Alex Quintanilla (Fotografía: Republica)

La arquitecta Lucía, a cargo del proyecto, propuso la idea de realizar un mural en dicha pared, y ante la sorpresa de Alex, quien no podía creer la oportunidad que se le presentaba, la iniciativa poco a poco se fue convirtiendo en una realidad. Comenzaron a explorar ideas y montajes para dar vida a la obra, que se volvió todo un desafío de creatividad y destreza.

El mural, que alcanza más de 32 metros de altura y 8 metros de ancho, abarca una superficie de más de 250 metros cuadrados de pintura, convirtiéndose en un impresionante hito artístico.

A pesar de las dificultades que implicaba trabajar a tal altura, Alex Quintanilla se adaptó rápidamente al andamio colgante utilizado para subir y bajar. La adrenalina de estar a una altura considerablemente elevada no hizo más que impulsarlo a trabajar con mayor rapidez y eficiencia. En dos semanas Quintanilla había concluido ya su obra maestra. 

Mural elaborado por Alex Quintanilla (Fotografía: Republica)

Uno de los desafíos principales en la elaboración del mural fue el diseño de la flor, que requería líneas continuas y armoniosas. Para lograrlo, Quintanilla improvisó una herramienta utilizando un palo de escoba al que ató una brocha y un rodillo. Esta solución le permitió trazar las líneas largas de la flor con precisión, manteniendo la continuidad de los trazos, aunque luego requería repasarlos minuciosamente.

Incluso para alcanzar el último nivel del edificio, el undécimo, Alex recurrió a su herramienta improvisada, el rodillo con el palo de escoba. Durante el proceso de elaboración del mural, el artista experimentó una mezcla de emociones y pensamientos, preguntándose cuándo lo terminaría y cuánto avanzaría en un día. Trabajaba desde las 9 de la mañana hasta las 5 de la tarde, con un breve descanso en el medio. Desde lo alto del andamio, Alex reflexionaba sobre la magnitud de su obra y se sorprendía por la oportunidad que se le había brindado.

Mural elaborado por Alex Quintanilla (Fotografía: Republica)

Para evaluar su progreso, el artista dependía de los videos que sus asistentes tomaban desde abajo. Estos registros visuales le permitían apreciar el avance y la transformación de cada día, ya que mientras estaba arriba, inmerso en la tarea, no podía dimensionar la magnitud de su trabajo.

La finalización de este mural representa un hito en la carrera de Alex Quintanilla. Su habilidad para trabajar a grandes alturas, su destreza con la técnica lineal minimalista y su pasión por las plantas se combinaron para dar vida a una obra que marcará el paisaje urbano de Guatemala y Centroamérica.

 

El despertar de una pasión: cómo Alex Quintanilla encontró su vocación en los murales

Desde muy pequeño, Alex Quintanilla descubrió su pasión por la pintura. Aunque nunca la consideró como una carrera artística específica, su talento innato lo llevó a crear lienzos y venderlos a amigos y conocidos en sus tiempos libres. Sin embargo, todo cambió cuando surgió la oportunidad de plasmar sus diseños en murales.

La idea de incursionar en los murales surgió de una conversación con un amigo arquitecto, quien ofreció las paredes de su apartamento para que Alex pudiera plasmar una imagen que tenía grabada en su mente. Este primer diseño llamó la atención, siendo publicado en una página de Facebook y atrayendo la mirada de futuros proyectos. Fue entonces en diciembre de 2021 cuando Alex percibió el entusiasmo del público y entendió que debía seguir adelante con esta forma de expresión artística.

Durante el transcurso de 2022, los proyectos para Alex se multiplicaron. En julio de ese mismo año, tomó la difícil decisión de renunciar a su trabajo de oficina, ya que no le quedaba suficiente tiempo para cumplir con ambos compromisos. Inicialmente, Alex se dedicaba a los murales en sus días libres, aprovechando su descanso semanal para avanzar en sus creaciones. Sin embargo, con el creciente flujo de proyectos, fue inevitable abandonar su empleo y entregarse por completo al arte mural.

Esta determinación no fue fácil de tomar. Alex se tomó casi un mes y medio para reflexionar sobre su futuro, recordando el famoso dicho "el que no arriesga, no gana". Sin embargo, el miedo y la incertidumbre se interponían en su camino. Finalmente, confiando en sí mismo y en su potencial, decidió dedicarse al arte de manera exclusiva. Desde entonces, agradece a Dios por las oportunidades que ha recibido y por el reconocimiento que ha obtenido en el mundo del arte. En diciembre de 2022, celebró su primer año como muralista.

 Para el guatemalteco, es esencial romper con las barreras autoimpuestas y confiar en uno mismo. Además, destaca que el arte en Guatemala está en constante crecimiento y cada vez más empresas buscan la colaboración de artistas para enriquecer sus eventos y productos.

El talento de Alex no se limita únicamente a los murales, sino que también ha participado en proyectos colaborativos con otros artistas, explorando diferentes medios y técnicas, como telas y diseño. Su creciente reconocimiento y la ampliación de su red de contactos le han asegurado un flujo constante de trabajo, algo que valora enormemente y agradece a quienes confían en su talento.

Si deseas apreciar el arte de Alex Quintanilla, puedes encontrarlo en sus redes sociales. En Instagram, Facebook y TikTok, lo encontrarás bajo el nombre de usuario "Leex.gt" o simplemente como Alex Quintanilla. Estos perfiles son una ventana a su creatividad y una muestra de su trabajo en el mundo de la pintura. 

 

 

  • TAGS RELACIONADOS:
  • Arte
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE