16° GUATEMALA
29/11/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La economía de Estados Unidos creció sólidamente en el primer trimestre

Redacción República
02 de mayo, 2021

El PIB creció a una tasa anual del 6,4% en este período. Ello porque el gobierno de Estados Unidos distribuyó cheques de estímulo por el covid-19 y los consumidores aumentaron el gasto.


Josh Mitchell

La economía de Estados Unidos creció a una tasa anual del 6,4%. Se acercó a su índice anterior a la pandemia en los primeros tres meses de 2021 y se perfila como una recuperación rápida impulsada por los consumidores.

Los hogares, armados con cientos de miles de millones de dólares en dinero de estímulo federal, impulsaron el aumento de la producción del primer trimestre. Desembolsaron más cantidades para automóviles, bicicletas, muebles y otros bienes caros, señaló el Departamento de Comercio.

La recuperación se aceleró en el primer trimestre a medida que más personas recibieron la vacuna contra la covid-19. Los estados y las ciudades levantaron las restricciones comerciales, mientras los pagos de estímulo llegaron a las cuentas bancarias. La confianza del consumidor subió en abril al nivel más alto en 14 meses, dijo el martes el Conference Board.

“La economía de Estados Unidos se encuentra claramente en el período incipiente de la recuperación. Se encamina hacia una expansión sólida”, dijo Joseph Brusuelas, economista jefe de RSM, una firma consultora.

Crecimiento sostenido de la economía

El aumento del primer trimestre siguió a un aumento del 4,3% en el cuarto trimestre del año pasado después de subir a un 33,4% en el tercero.

El repunte de una fuerte recesión la primavera pasada, a principios de la pandemia, fue más rápido de lo que esperaban muchos economistas, pero aún dejó a la economía en un hoyo. Durante todo el año pasado, la economía se contrajo un 2,4% cuando se compara la producción del cuarto trimestre con el año anterior, la primera contracción desde la recesión de 2007-09.

Dada la gravedad de la recesión del año pasado, el cambio de rumbo es uno de los más notables registrados. Hace apenas un año, la pandemia elevó la tasa de desempleo a un máximo del 14,8% posterior a la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, la tasa ha caído al 6% a medida que se aceleraba la contratación. Las solicitudes de beneficios por desempleo de los trabajadores también han caído a mínimos pandémicos en las últimas semanas.

El Congreso ha inyectado a los hogares y empresas billones de dólares en ayuda junto con un amplio apoyo económico de la Reserva Federal, una respuesta federal mucho más agresiva que durante las crisis económicas anteriores.

El resultado, dicen los economistas, es que Estados Unidos está liderando la recuperación económica mundial, una inversión de roles desde la crisis de 2008 cuando países como China y Brasil lideraron el camino mientras que la recuperación de Estados Unidos quedó rezagada.

Esta primavera, el gobierno ha enviado a la mayoría de los hogares pagos de estímulo por el orden de los $1,400, además de dos esfuerzos de estímulo anteriores. Ese dinero, y el dinero que los hogares han ahorrado al no viajar y comer fuera durante la pandemia, ha permitido a las personas comprar una variedad de bienes y servicios.

El gasto del consumidor, el mayor impulsor de la demanda económica en Estados Unidos, probablemente se disparó en el primer trimestre. Ya hay indicios de que la oferta no está a la altura de la demanda.

¿Hasta qué punto aumentará el crecimiento de EE. UU.?

Hush Money Bikes, una tienda de bicicletas que abrió el año pasado en Lancaster, Pensilvania, ha recibido solicitudes de bicicletas nuevas, por parte de clientes en lugares tan lejanos como California, dice el copropietario Ted Houser.

Las tiendas se están quedando sin bicicletas en los Estados Unidos y los fabricantes tienen problemas para cumplir con los pedidos. Los proveedores no pueden enviar piezas con la suficiente rapidez. Una reparación que alguna vez tomó un día, ahora a menudo toma semanas mientras el taller espera la entrega de piezas, dijo Houser.

“La gente ha dicho abiertamente: ‘Este es mi dinero de estímulo, tómalo’”, dijo Houser. “Pero creo que la demanda va más allá de eso. Es realmente una cuestión de estilo de vida en este momento. Es algo que la gente puede hacer de forma segura durante la pandemia”.

Mientras tanto, la Reserva Federal ha mantenido su tasa de interés de referencia cerca de cero, un movimiento que ha ayudado a bajar las tasas de interés de las hipotecas.

Los economistas creen que la política ha animado a muchos estadounidenses a comprar viviendas. El año pasado, las ventas de viviendas de propiedad anterior alcanzaron un máximo de 14 años, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, aunque el mercado ha perdido un poco de impulso este año en medio de la escasez de oferta.

Los economistas esperan que el crecimiento económico se recupere aún más en el segundo trimestre y se mantenga estable en la segunda mitad del año. Muchos esperan que la producción crezca entre un 6% y un 7% en 2021.

Se percibe presión por la inflación

Los propietarios tienen dificultades para pagar salarios altos.

Las noticias y testimonios reflejan los problemas para algunos negocios que ven riesgo por la alta demanda laboral.

Un crecimiento tan robusto tiene riesgos, como hacer que la economía se sobresature y desencadenar una fuerte subida de los precios al consumidor.

Los funcionarios de la Reserva Federal notaron el reciente repunte de la inflación en una declaración de política de tasas publicada la semana anterior, pero dijeron que esperan que el aumento sea temporal.

Esperan que la inflación se eleve por encima de la meta del banco central de promediar el 2% este año y retroceda a ese nivel para fines del próximo año.

Algunas empresas ya se enfrentan a presiones para subir los precios. En San Diego, el restaurante Cork and Craft ha tenido tantos problemas para encontrar cocineros que aumentó los salarios de 4 dólares la hora a 18 dólares este año, dice su copropietario, Matthew DeLoach. Los trabajadores están siendo atraídos por otras industrias, incluida la construcción, pues pueden obtener salarios más altos.

“Algunas de las personas que habían trabajado antes [de la pandemia] no están interesadas en regresar por menos de 24 dólares”, dijo DeLoach. El restaurante está considerando subir los precios para cubrir los costos laborales adicionales.

Escriba a Josh Mitchell a joshua.mitchell@wsj.com

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER