15° GUATEMALA
03/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Periodistas de Voice of America y Radio Free Europe/Liberty se quedaron atrás en Afganistán

Redacción República
10 de septiembre, 2021

Legisladores y grupos de medios piden a la administración de Biden que ayude a evacuar a los periodistas en riesgo de represalias de los talibanes

Los legisladores y las organizaciones de medios están pidiendo a la administración Biden que ayude a sacar de Afganistán a más de 100 empleados de medios financiados por el gobierno, donde corren el riesgo de represalias por parte de los talibanes por su afiliación con el gobierno de Estados Unidos.

En conjunto con sus familiares, el número de trabajadores de Voice of America y la rama afgana de Radio Free Liberty / Radio Europe que dejó atrás asciende a más de 500, según los legisladores que le han pedido a Biden que se asegure de su salida del país sin peligro. Los empleados de los medios, que no son ciudadanos estadounidenses, son contratistas, a diferencia de sus colegas en los Estados Unidos, que trabajan directamente para el gobierno de los Estados Unidos.

“Estábamos trabajando en su evacuación segura justo cuando el ataque golpeó el perímetro del aeropuerto”, dijo el jueves el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. “Desafortunadamente, se interpuso en el camino de nuestra capacidad para llevar a estas personas a un lugar seguro antes del 31 de agosto. Pero les digo que les hemos dicho que tenemos un compromiso con estas personas“.

Europa lucha para evitar la repetición de la crisis migratoria a medida que se relocaliza a los afganos

Voice of America y Radio Free Liberty / Radio Europe operan bajo la Agencia de los Estados Unidos para los Medios Globales, una agencia independiente del gobierno de los Estados Unidos. Los dos medios de comunicación y otros administrados por la agencia están encargados de proporcionar “noticias e información imparcial en países donde la prensa está restringida”. Aunque financiados con dólares de los contribuyentes estadounidenses, los medios están diseñados para operar sin interferencias editoriales del gobierno, en lugar de ser una herramienta de la diplomacia pública estadounidense.

El representante Michael McCaul de Texas, el principal republicano en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo que solo 50 miembros del personal contratados por la Agencia de los Estados Unidos para los Medios Globales, que supervisa VOA y RFE / RL, fueron evacuados de Afganistán, y aquellos debido a los esfuerzos de Aliados de Estados Unidos en lugar de Washington. Quedan unos 140 reporteros, asistentes editoriales y otros trabajadores, además de sus familias, dijo un asistente del Congreso.

“Es absolutamente vergonzoso que el Departamento de Estado de Estados Unidos afirmara que evacuaron a sus empleados locales cuando en realidad abandonaron a cientos de periodistas de USAGM y sus familias”, dijo McCaul en un comunicado. “Algunos de estos periodistas recibieron garantías expresas por parte de la administración de Biden de que serían tratados como empleados locales, pero no lo fueron”.

Decenas de legisladores de ambos partidos pidieron el mes pasado a Biden que ayudara a salir a los periodistas afiliados a Estados Unidos, diciendo que “han sido y seguirán siendo un objetivo para los talibanes debido a su asociación con el gobierno de Estados Unidos”.

También puedes leer: Afganistán bajo los talibanes: ¿qué sigue?

“Estamos increíblemente decepcionados de que nuestros esfuerzos durante las últimas semanas para lograr que nuestros colegas salgan de Afganistán de manera segura no hayan tenido éxito”, dijo Yolanda López, directora interina de Voice of America, y agregó que “hemos estado trabajando día y noche, persiguiendo todas las opciones disponibles, solo para chocar con innumerables obstáculos y barricadas”.

Cientos de periodistas contratados por organizaciones de noticias con sede en Estados Unidos, incluidos The Wall Street Journal, New York Times y Washington Post, lograron salir de Afganistán gracias a la ayuda de sus organizaciones de medios y funcionarios estadounidenses. Pero muchos periodistas locales que trabajan para publicaciones afganas, incluidos los que han enfrentado amenazas, no han podido irse, según el Comité para la Protección de los Periodistas, que ha documentado casos recientes de ataques de los talibanes a periodistas.

Escriba a William Mauldin a william.mauldin@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER