¿Por qué migran las mujeres hacia Estados Unidos?, ¿que las empuja a dejar a sus hijos o familia? Estas preguntas tienen una respuesta triste, pues según el estudio “Factores de Riesgo y Necesidades de Atención a las Mujeres Migrantes de Centroamérica”, realizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el primer motivo no es económico.

Los países de la región que más aportan migrantes en la región son El Salvador, Honduras, y Guatemala. En la actualidad las mujeres migrantes en Centroamérica son en su gran mayoría migrantes primarias, es decir, migran por decisión propia, asumiendo su rol de proveedoras respecto a la familia de origen y convirtiéndose en protagonistas del hecho migratorio.

[quote_center]

Pero de acuerdo con la investigación, la violencia contra las mujeres puede ser un detonante para la migración y se vuelve una amenaza durante el resto de la ruta migratoria, sobre todo si se toma en cuenta los indicadores de seguridad ciudadana y violencia.

[/quote_center]Las mujeres migrantes, en particular las hondureñas y salvadoreñas retornadas, manifestaron que su regreso implicaba poner en riesgo sus vidas, sobre todo si la situación de violencia causante de la salida de su país de origen persiste.

Del 2009 al 2013, las autoridades registraron al menos 4,203 víctimas de trata de personas, en donde la mayoría era mujeres. De acuerdo con el estudio, los principales factores de riesgo que aumentan la vulnerabilidad son desinformación y desconocimiento de sus derechos.

Mientras que los factores estructurales existentes que se caracterizan por un alto nivel de exclusión económica, política y social en la que sobrevive la mayoría de la población en la región, causando una situación de pobreza o necesidad que predispone a las mujeres a asumir los riesgos del camino; violencia doméstica y de pareja y la violencia sexual.

También puedes leer: