Guatemala continúa en una espiral de problemas de nunca acabar. Esta semana nos enfrentamos a nuevos escenarios, en donde se busca resolver algunos problemas que se han venido dejando atrás y finalmente algunos empiezan a ver la luz, mientras otros siguen sin caminar.

Empezaremos por los que siguen sin lograr avanzar, el Estado parece estar desorientado y no saber cómo andar. Esta semana la Procuraduría General de la Nación dio un plazo de 30 días para que se desalojara el Hogar Rafael Ayáu en la zona 1. Esto pone en peligro el futuro de jóvenes y niños que dependen de este lugar, el cual es su hogar. Esto hace preguntarnos, ¿en dónde queda el artículo 2 de la constitución de Guatemala? Citando el mismo “Es deber del Estado garantizarles a los habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona”. ¿en dónde quedan los derechos de estos niños? Y más importante, ¿en dónde queda el compromiso del Estado de velar por sus habitantes?

El Hogar Rafael Ayáu tiene la responsabilidad financiera de 13 niños menores de edad, adolescentes y 14 jóvenes universitarios. 11 Varones adolescentes y varones universitarios viven en el mismo y en dicho lugar funciona la primera Escuela Pública de Educación Especial que atiende 80 niños, entre otros muchos programas que ayudan a una gran cantidad de personas. Es lamentable que el Estado intervenga para desalojar el lugar, sobre todo un Hogar del que tantos niños dependen. Parece que el mismo aún no entiende sus funciones o no aprende del pasado y de los errores cometidos como el caso de Hogar Seguro.

En el ámbito judicial, está semana empezamos a caminar. La depuración del Congreso avanza, puesto que se empiezan a revelar casos de corrupción que han sido investigados por el Ministerio Público y la Cicig. Son ya más de 40 diputados que están involucrados en casos de corrupción, plazas fantasmas, abuso de autoridad, entre otros delitos que se les atribuyen. Esta semana, los casos más relevantes fueron la captura de los exdiputados Aleksander Castillo y Selvín García y otros actuales diputados quienes se encuentran vinculados a los casos de plaza fantasma en el Congreso, entre ellos Cesar Fajardo y Marcelino García Chutá.

A medida que avancen las investigaciones, pueden ser más los que ocupen esta lista de la vergüenza conformada por algunos diputados que no han sabido cumplir con la ley. Es importante que se cumpla con los debidos procesos, que los casos avancen y sobre todo que se haga la justicia. El Estado debe buscar proteger al individuo de las autoridades públicas y procurar en todo momento que se respete las formas del juicio. Es importante que esto suceda con cada uno de estos casos para que prevalezca el derecho de las personas.

Entre otros avances, esta semana diferentes representantes de las once comunidades cercanas a las hidroeléctricas Oxec I y Oxec II, marcharon a la Corte de Constitucionalidad para presentar dos mil firmas con las que piden que los proyectos sigan funcionando. Se ha reiterado en varias ocasiones y diversas formas el daño que se le puede causar al país si estos proyectos frenan sus operaciones. Primero, es importante tomar en cuenta que sucedería un incremento en la tarifa del 36% y un eventual desabastecimiento, lo cual significaría apagones y racionamiento de electricidad. Además, la generación dependería únicamente del abastecimiento de carbón, bunker o diésel, lo cual dependería de precios internacionales afectando el costo de la tarifa. En impactos ambientales, este tipo de producción generaría 1.8 toneladas métricas de gases de efecto invernadero.

Muchas personas consideran que este tipo de proyectos afectan a las comunidades, sin embargo, este tipo de manifestaciones hacen notar la importancia de las hidroeléctricas en las mismas y las oportunidades que estas generan. Las empresas al retirarse dejarían de apoyar con proyectos sociales a más de 300 comunidades y causarían desempleo, ya que estos presentan una fuente de ingresos para muchas de estas personas. El ministro de Ambiente, Sydney Samuels, aseguró que el Estado reconoce la importancia de las hidroeléctricas, sobre todo porque hacen crecer al país de forma sostenible, aprovechando los recursos renovables. Sin duda, aún hay muchas cosas por trabajar con estos proyectos, como velar que se cumpla con los procesos adecuados de consultoría para beneficiar aún más a estas comunidades.

El Estado debe empezar a despertar, orientarse y tomar cartas en los asuntos que le conciernen, pero sobre todo tomar las decisiones correctas puesto que en lugar de aprender de lo que ha sucedido, parece estar cometiendo los mismos errores. Ojalá en vez de seguirse desviando del camino, empiece a reorientarse.