18° GUATEMALA
16/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Acaso mi propiedad, bienes y cultivos te pertenecen?

Redacción República
08 de mayo, 2017

Por Eduardo Castañeda

En el caso específico de El Estor, Izabal, que se destaca por sus producciones agrícolas, encontramos principalmente: palma africana, arroz, hule, cardamomo y bosques. El hecho que invadan estas tierras tiene una incidencia fuerte en lo que nosotros llamamos “los factores de producción”. La tierra es uno de ellos, al ser invadidas, perdemos terrenos en los cuales cultivar y producir para poder comerciar. Sin el poder cultivar, es imposible brindar trabajo a las personas, con lo cual aumentamos el desempleo del área, propiciando que familias no puedan satisfacer sus necesidades básicas, estancando nuestro desarrollo. Al fin y al cabo, sin poder brindar trabajo ni tener posesión justa de su propio terreno, el terrateniente olvidará totalmente invertir en la finca, el capital irá a otro proyecto, pues no hay ente público que esté actuando con fervor para combatir estas adversidades.

El hecho que nuestros factores de producción disminuyan drásticamente haría que la producción del cultivo se reduzca, dando dividendos negativos tanto para el productor como para, si es el caso, la compañía que esté apoyándolo con la producción. Se puede hablar incluso de un tambaleo en el modelo de flujo circulante, donde todos los elementos involucrados (Empresas, hogares, mercado de bienes y servicios y mercado de factores) se ven afectados de una manera u otra, ya sea directa e indirectamente.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Como bien sabemos todos, la actividad agrícola, realizada en las distintas regiones del país, sigue siendo uno de los pilares que sostienen a la economía de Guatemala. Camagro (Cámara del Agro) estipuló que el PIB, del área específicamente agrícola, podría verse en un incremento, alcanzando un porcentaje entre 3.5% y 3.7%. La pregunta es: ¿Podría verse afectado, conjuntamente el área agrícola, por las invasiones en El Estor, Izabal?

Somos conscientes que la actualidad del país fluctúa, cómo puede ocurrir algo espectacular en un municipio, departamento o región, algo negativo puede ocurrir en otro lado, esta vez siendo afectado el valle del Polochic, con foco en El Estor, Izabal. Dicha situación a la que me refiero son las sucesivas invasiones que se han ido produciendo en terrenos y propiedades privadas tanto en fincas del sector como en el casco/cabecera municipal. Se trata de un tema delicado que pone en riesgo la vida de los propietarios, como bien lo dice la doctora Rina Esmeralda Castañeda de Solano, ya que los invasores no llegan pacíficamente, suelen mostrarse con armas de fuego de alto calibre y machetes.

No se puede hablar de cifras económicas o pérdidas monetarias exactas de momento que, sin embargo, es un campo perfecto para mostrar la situación económica que se maneja y en qué puede resultar, económicamente hablando.

Las invasiones realizadas en estos últimos meses son un claro ejemplo de lo que se cataloga como un fallo en el mercado, entrando en la distinción de ser una externalidad, entiéndase situación, persona u objeto que perjudica el bienestar de otra. Al haber repasado los efectos en los factores de producción, se concluye que con el simple hecho que disminuya la inversión en la finca y producción, condiciona a todos los factores, como bien dije antes, baja el ingreso monetario y aumenta el desempleo. Incluso a grandes rasgos, perjudica tanto a productores como compañías ya que sus compradores optarán o darán pauta para abrir negociaciones con empresas que representan la competencia, ya sean nacionales o internacionales, pues no se puede cubrir la demanda estipulada ya que nuestra disponibilidad  y oferta se maneja por debajo de ella debido a las pérdidas, ocasionando una situación de escasez, por lo que no solo se afecta el aspecto económico sino también el comercial y de relaciones.

Las invasiones no son cosa del presente, han ocurrido sucesivamente a lo largo de los años. Entre los casos más famosos encontramos a la finca Palestina en Panzós, Alta Verapaz. Sin embargo las repercusiones que han tenido estas invasiones en el Valle del Polochic son preocupantes. Los datos, recabados del artículo “Crimen organizado tras ingobernabilidad en Valle del Polochic” por Eder Juárez, perteneciente a la plataforma de RepúblicaGT, muestran que alrededor de 17,000 empleos fueron perjudicados o perdidos totalmente, Q. 145 millones en pérdidas, sin percibir Q. 360 millones y miles de hectáreas dañadas y apropiadas ilegalmente. El efecto negativo en la economía que está teniendo es absurdo, es únicamente el comienzo, en caso que no se actúe rápido y de manera contundente.

Dichas invasiones violan los artículos 23 y 39 de la Constitución de la República, por lo que se requiere la ayuda inmediata de entes nacionales como el mismo Gobierno de la República, que debe velar por el bien de los ciudadanos y por la propiedad privada, el Ministerio Público, que mediante la creación de un archivo y ayuda de un fiscal, se le daría seguimiento continuo al caso de invasiones, y demás organizaciones, ya que representan a los agentes más fuertes y con mayor poder en el país, que podrían resolver la situación de una vez por todas. ¿Qué se tendría que buscar con las respuestas y ejercicio correcto de las acciones de estas organizaciones? Simple, una estabilidad para tratar el problema, una manera eficaz en la que cada ente actúe y cumpla con su función de manera correcta y se resuelva el caso lo más pronto posible. Cabe resaltar que, en el mismo Estor, Izabal, se ha creado la asociación “Una Voz por el Estor”, la cual está conformada tanto por ciudadanos, terratenientes, comerciantes y transportistas, la cual mediante denuncias jurídicas, busca una respuesta ágil y concreta contra los invasores, la cual no han recibido hasta ahora.

En lo que a mi respecta, es un hecho a tratar con urgencia, ya que sigue agravándose con cada segundo que pasa, fincas siguen siendo invadidas, los cultivos o productos son utilizados ilícitamente por los invasores ya sea para construir su “champa” o comer, representa pérdidas materiales y económicas para las personas que de manera justa y legal son sus propietarios y en las que han invertido desde hace años.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER