Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

El imperio de la ley (“al llegue”)

.
Carolina Castellanos |
02 de febrero, 2024
El contenido en la sección de Opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la postura o la línea editorial de República.

Tal parece que, con la nueva administración en el gobierno, la interpretación de la ley será a conveniencia. Durante la campaña política se dieron baños de pureza hasta el cansancio. Criticaron al gobierno anterior hasta dejarlo “desplumado”, cual chompipe listo para el caldo. Se llenaron la boca de ofrecimientos (nada nuevo bajo el sol) pero ahora, ya en “la guayaba” se dieron cuenta que el tacuche les quedó excesivamente grande.

El nombramiento de funcionarios, desde ministros hasta secretarios, asesores y demás, fue hecho a la ligera. Resultó obvio que no tenían un equipo de gobierno ya conformado. Ni soñaban con ocupar cargos públicos pues fue un partido pequeño y con pocos recursos. Resultaron fraudulentamente ganadores y ahora están dando “batazos” a lo grande pues no estaban preparados, para nada.

Así las cosas, han cometido más errores que días en el gobierno. Esto quedó demostrado en el congreso (con minúsculas, a propósito). Derivado de sus propias acciones, el “movimiento semilla”, también en minúsculas, no puede ser bancada. La ley es muy clara en esto. Pero, intentaron por todas las vías posibles, desde la noche electoral, de conformar su bancada, de tener la presidencia del congreso y de varias comisiones estratégicas. Fueron hasta la Corte de Constitucionalidad para lograrlo. Esta digna Corte les ha dicho que no, de todas las formas posibles. Aún falta un paso: la bancada semilla debe decidir a quién le dará la comisión de finanzas. No entiendo por qué pues ¡nunca la tuvieron!

El imperio de la ley es lo único que nos puede mantener como país civilizado, con un ordenamiento jurídico que se cumple y se respeta. Si no nos gusta una ley, hay mecanismos para modificarla.  De hecho, hay muchísimas que deben derogarse y otras modificarse. Me atrevería a decir que no necesitamos más leyes. Lo que sí es impostergable es el respeto a la legislación vigente. Nos guste o no, debemos cumplirlas. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Para eso está el sistema de justicia. Lamentablemente, no sirve casi para nada. La legislación, redactada por los diputados de turno, es excesivamente interpretativa por lo que la penalidad a cumplir, si la hay, dependerá del criterio del juez asignado a cada caso.

Así las cosas, no hay tal imperio. Hay mucho desorden y abundancia de mentiras que ahora salen a la luz. Como siempre, los ofrecimientos de campaña fueron solo eso, ofertas que no lograron convencer a suficientes personas para ganar la contienda electoral, por lo que recurrieron al fraude para sentarse “en la guayaba”.

Seguiremos sin creerles pues no han demostrado honestidad ni una sola vez. ¿Florecerás Guatemala?

 

La autora de esta columna es Carolina Castellanos.