Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Guatemala eligió

La democracia permite que las voces de todos los guatemaltecos se escuchen y se tengan en cuenta. La democracia nos ofrece un camino hacia la unidad. 

.
Redacción
23 de agosto, 2023

El domingo pasado Guatemala eligió a Bernardo Arévalo y Karin Herrera del partido Movimiento Semilla como el próximo binomio presidencial de nuestra nación. La segunda vuelta electoral de este 2023 pasará a la historia como una celebración cívica pacífica y sin tensiones importantes. Voluntarios ciudadanos de las Juntas Electorales y Juntas Receptoras de Votos, resguardaron nuestra democracia y protegieron cada voto.

Fueron 4,208,985 los guatemaltecos que visitaron las urnas a inicios de esta semana. Considerando que el padrón electoral es de alrededor de 9 millones de personas, esto representó una tasa de participación relativamente baja, del 45.1 por ciento. El guatemalteco dejó muy claro qué quiere. Bernardo Arévalo fue electo como presidente de Guatemala con un cómodo liderazgo del 60.9 por ciento de los votos válidos. El resultado ratifica el patrón de segundas vueltas electoralescontra Sandra Torres, quien ya ha participado tres veces, con un i65.5 por ciento de Jimmy Morales en 2015 y un 58.0 por ciento de Alejandro Giammattei en 2019.

Ciertamente los últimos meses de este proceso electoral se caracterizaron por un alto grado de tensión e incertidumbre en el ambiente, en gran medida debido a la judicialización y cancelación de candidaturas. A diferencia de los comicios del 2019, la judicialización invadió un mayor plazo del período electoral.  Además, llegó a alcanzar más allá de las candidaturas y se extendió hasta autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE), digitadores y voluntarios de las Juntas Electorales. Durante semanas, el TSE se dedicó a atender los procesos judiciales en lugar de enfocar toda su atención en los preparativos para la fiesta cívica del pasado domingo. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Aún y concluido el proceso electoral, las investigaciones parecieran continuar. El caso de la presunta creación fraudulenta del partido Movimiento Semilla se basa en una acusación presentada por el propio partido. No puedo ofrecer una opinión legal, pero parece poco probable que ese caso interrumpa la investidura de Arévalo como presidente el próximo 14 de enero de 2024.

La victoria de Arévalo se basa en audaces promesas de campaña de "cambio" y de lucha anti-corrupción. El Movimiento Semilla presenta el combate contra la corrupción como uno de sus tres objetivos estratégicos y afirma que asumirá “la responsabilidad de liderar con el ejemplo el combate a la corrupción”. En ese sentido, se enviará una importante señal de coherencia a la población guatemalteca a partir de las actitudes ante este primer caso en que el partido señala las posibles falencias en su propio proceso de creación.  

Los guatemaltecos estamos cansados e indignados de la situación de nuestro país. La corrupción se ha enraizado hasta en lo más profundo de nuestro Estado. El crimen organizado y el narcotráfico han sido astutos para operar, penetrando nuestras instituciones y causando un gran daño en toda nuestra sociedad. Todos hemos sido víctimas de la rampante corrupción, así que la promesa de Arévalo ha sido recibida con mucha expectativa y emoción. Arévalo ha creado esperanza en el pueblo guatemalteco. 

Pero ¿cómo cumplir con esas promesas y atender problemas sistémicos como la corrupción? En ese sentido, me parecenmuy atinadas las reflexiones vertidas en una de las más recientes columnas de mi amigo y colega, Benjamin Sywulka. Ben nos comparte unas importantes píldoras de sabiduría sobre posibles caminos para retomar nuestro rumbo como nación. En primer lugar, Ben sugiere que debemos dar el paso hacia una justicia transicional en lugar de vengativa. Sabemos que venimos de un pasado de corrupción y debemos poder romper esa rosca perversa que se protege y se perpetúa. Pero tampoco podemos caer en el actual péndulo que pareciera querer aprovechar la justicia como un arma letal contra los enemigos políticos. La justicia transicional es un poderoso concepto por evaluar. 

Segundo, Ben nos sugiere que debemos rediseñar los mecanismos institucionales para reducir los incentivos de corrupción hacia delante. Un ejemplo es la iniciativa de ley 5431, “Ley General de Infraestructura Vial”. Esta iniciativa contempla mecanismos para reducir la tentación de corrupción a futuro y velar por la transparencia de los procesos. En el plan de gobierno del presidente electo Arévalo, la infraestructura es planteada como la cuarta meta estratégica. Ojalá la aprobación de esta iniciativa pueda ser priorizada para dar cumplimiento a dicho plan, pero a la vez, lograr ese rediseño institucional que reduzca los incentivos que hoy generan corrupción. 

Tercero, es el momento ideal para tender puentes de colaboración. Espero que el gobierno de Arévalo acoja y apoye aquellas iniciativas y programas que están causando un impacto positivo en nuestro país. La colaboración con otros sectores, actores e iniciativas será imprescindible para poder construir sobre aquello que sí está funcionando. Hay tantos esfuerzos que ya demuestran tracción e impacto, incluyendo “Guatemala No Se Detiene”, Crime Stoppers Guatemala, Funsepa, etc. 

Para terminar, aplaudo y felicito a las Juntas Receptoras de Votos, Juntas Electorales, digitadores, voluntarios, observadores electorales y demás personas que participaron en el proceso electoral 2023. En un país como el nuestro, marcado por una doloroso pasado de enfrentamiento civil, el resguardo de nuestra democracia no puede ser subestimado. La democracia no solo representa un medio para la participación y representación ciudadana, sino que también es el camino hacia la reconciliación y la curación de esas profundas heridas. La democracia permite que las voces de todos los guatemaltecos se escuchen y se tengan en cuenta. La democracia nos ofrece un camino hacia la unidad. 

Los guatemaltecos, en democracia, hicieron valer su voz. Espero que Guatemala florezca bajo el liderazgo de Bernardo Arévalo y Karin Herrera. Que ambos sean capacesde impulsar una agenda de desarrollo sin banderas políticas o ideológicas. Una agenda que vele por el desarrollo y prosperidad de todos los guatemaltecos. En este servidor encontrarán un aliado para poder construir esa Guatemala que añoramos. Nuestro país, sin duda, merece un futuro más esperanzador, unido y en paz, para avanzar decididamente hacia un mejor mañana. 

www.salvadorpaiz.com