Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Estados Unidos presiona para concluir TLC Transpacífico

Redacción República
08 de octubre, 2013

En ausencia del presidente Barack Obama, el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, convocó este martes en Bali a los países que negocian el Acuerdo de Asociación Transpacífico para presionarles a concluirlo este año.

‘Hemos redoblado el compromiso para hacer nuestros mejores esfuerzos para llegar a buen puerto con este gran acuerdo’, dijo el mandatario chileno Sebastián Piñera al término del encuentro realizado en el hotel de la delegación estadounidense en la turística isla de Bali.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, señaló a su vez que se reafirmó ‘el compromiso, la voluntad y el interés que tenemos los países que formamos parte de esta negociación del TPP para concluir negociaciones lo más pronto posible’.

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

En un comunicado a la prensa, Peña Nieto dijo que lograr ese acuerdo a finales de año ‘es un objetivo, un propósito que nos estamos trazando, y para ello hemos urgido a nuestros representantes y funcionarios de Economía, y quienes están trabajando en las negociaciones, para acelerar este proceso’.

Realizado al término de la cumbre del Foro de países Asia Pacífico (APEC), al encuentro asistieron casi todos los mandatarios, menos Ollanta Humala, que regresó a Perú en la noche del lunes, y el sultán de Brunéi, además de Obama.

Con un mercado de 800 millones, este acuerdo conocido por sus siglas inglesas TPP, aspira a convertirse en la mayor área de libre comercio del planeta, superando incluso a la Unión Europea, del que sin embargo, está fuera China.

Estados Unidos quiere que el TPP se arme para lidiar con los complejos cambios de la economía del siglo XXI, como propiedad intelectual o el espacio que ha abierto el comercio en internet.

‘Debe servir tanto para resolver el comercio tradicional como el nuevo’ y llevar a cabo la ‘más amplia liberalización posible del comercio y de las inversiones’, dice la declaración emitida al término del encuentro.

Kerry abogó en Bali por la necesidad de dotarse ‘de reglas modernas para un camino que evoluciona, acordes con la velocidad de los mercados actuales’, en un intento de vender este nuevo acuerdo, a cuyas puertas llama Corea del Sur, e interesa a países como Tailandia y Filipinas.

Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam participan en las negociaciones.

Lanzado en 2005 inicialmente por Brunei, Chile, Singapur y Nueva Zelanda, el TPP se ha ido agrandando por el camino, pero no tanto como le hubiera gustado a Estados Unidos, que en 2006 propuso crear el Área de Libre Comercio de Asia Pacífico (FTAAP, por sus siglas en inglés).

Pekín, que le pisa los talones para arrebatarle la plaza de primera economía del mundo y su liderazgo en Asia, prefiere un proyecto exclusivamente asiático sin Estados Unidos.

El presidente chino, Xi Jinping, lanzó un aviso para navegantes durante la cumbre y advirtió que su país ‘no puede desarrollarse aislado de Asia-Pacífico’, pero tampoco la región podrá ‘prosperar sin China’.

Esta iniciativa estará en la agenda de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), que se reúne a partir de este miércoles en Brunei, antes del encuentro de los países de Asia del Este también en el sultanato.

Hacer camino al andar

‘Estamos en el momento más difícil’ de las negociaciones, advirtió el canciller chileno, Alfredo Moreno, quien reconoció que ‘faltan acuerdos en las cosas más complejas’, incluirían cláusulas sobre protección de derechos de propiedad intelectual, ambientales y laborales.

‘Estamos haciendo camino al andar’ porque no se trata solo de libre comercio sino que ‘estamos creando nuevos conceptos y es tan diversa la realidad de los países que es difícil avanzar tan rápidamente’, explicó el ministro.

Y es que este acuerdo de ‘nueva generación’ pretende servir de modelo para futuros acuerdos y sin duda dejaría obsoleta a la Ronda de Doha, cuyas negociaciones espera destrabar la Organización Mundial de Comercio (OMC) en la próxima conferencia ministerial que se realizará también en Bali en diciembre.

Su conclusión podría inyectar casi 300.000 millones de dólares al PIB del planeta.

Pero no todo es color de rosa. Muchas organizaciones no gubernamentales alertan de que este acuerdo encarecerá los medicamentos para los pobres y amenaza al acceso libre a la información, el uso de internet y los bienes culturales, además de atentar contra el multilateralismo.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR