Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

EEUU: vuelven las tensiones a negociaciones sobre techo de la deuda

Redacción República
12 de septiembre, 2013

Las negociaciones en Estados Unidos sobre el techo de la deuda se tornaron tensas este sábado, luego de que los republicanos acusaran a Barack Obama de haber rechazado su propuesta, a cinco días del límite fijado por el Tesoro para evitar un default.

‘Estoy decepcionado de que el presidente haya rechazado la oferta que hemos puesto sobre la mesa’, dijo a los periodistas el sábado Eric Cantor, el jefe de la bancada republicana en la Cámara de Representantes, una afirmación que contrasta con las palabras tranquilizadoras de los dos últimos días, cuando cada bando aseguró que las ‘discusiones’ continuarían.

‘Estas discusiones y estas negociaciones con el presidente no son sinceras, y en consecuencia no llegamos a ninguna parte’, precisó por su lado el representante John Fleming.

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

Consultada, la Casa Blanca se negó a hacer comentarios el sábado por la mañana frente a las acusaciones de intransigencia.

Obama, durante su alocución semanal de este sábado, manifestó su hostilidad con la idea de postergar solamente por algunas semanas el alcance del techo de la deuda, que debía ser elevado en una votación de las dos cámaras del Congreso antes del 17 de octubre para evitar el riesgo de un default.

Esta solución provisoria es el epicentro de la propuesta republicana, presentada a Obama el jueves en una primera reunión.

Elevar el techo de la deuda por un plazo corto permitiría, según los republicanos, negociar con más tiempo un amplio acuerdo de reforma de varios programas sociales pero manteniendo la presión sobre la Casa Blanca.

‘No sería inteligente, como algunos lo anuncian, postergar por dos meses el techo de la deuda y coquetear con el primer default intencional en medio de la temporada comercial de Navidad’, dijo Obama.

‘Los daños a la reputación de tomador de préstamos sin tacha de Estados Unidos no provocaría más que una caída de los mercados. Sería más caro tomar préstamos para todos los estadounidenses’, subrayó el presidente demócrata.

El presidente, que afirmó estas últimas semanas que no negociaría ‘con una pistola en la cabeza’, endureció su retórica calificando las consecuencias de una eventual cesación de pagos como un ‘nuevo impuesto, un impuesto republicano del default, sobre todas las familias y empresas estadounidenses’.


Plan del Senado

El aparente endurecimiento de la posición del Ejecutivo parece, sin embargo, compatible con una propuesta adelantada por republicanos del Senado: una ampliación con condiciones del límite de la deuda suficiente para contar con un año más.

Los republicanos de la Cámara, donde el ala ultraconservadora afiliada al Tea Party ejerce una fuerte influencia, temen que la Casa Blanca intente sorprenderlos logrando un acuerdo con los republicanos del Senado, conocidos como menos intransigentes.

La hipótesis de una eliminación de un impuesto a los equipos médicos, instaurado por la reforma del sistema de salud, fue mencionada con insistencia como parte de un compromiso creíble.

No se espera ninguna resolución para este fin de semana. Los miembros de la Cámara fueron autorizados a salir de Washington desde el sábado por la tarde hasta el lunes por la noche.

El Senado debería proceder este sábado a una votación de procedimiento sobre un aumento del techo de la deuda, una medida impulsada por los demócratas y que no tendría el apoyo de los republicanos.

Otro asunto distinto agregaba tensión a la situación: la parálisis de las agencias federales desde el 1 de octubre, producto de la falta de una votación sobre los gastos e ingresos en el Congreso. Cientos de miles de funcionarios recibieron la orden de permanecer en sus casas, provocando una cascada de problemas en todo el país.

Varios estados (Nueva York, Arizona, Colorado, Utah, Dakota del Sur) debían reabrir sus parques nacionales el sábado gracias a un acuerdo con el Servicio Nacional de Parques, la agencia federal que los administra y que se había visto forzada a detener casi completamente sus operaciones debido a la parálisis presupuestal.

Parques como el Gran Cañón o grandes monumentos como la Estatua de la Libertad acogerán de nuevo a los turistas, pues su funcionamiento será financiado temporalmente por las autoridades locales.

Un eventual acuerdo de salida de la crisis podría incluir a la vez el techo de la deuda y el presupuesto, pero en ambos casos los republicanos exigen concesiones sobre la reducción de los gastos públicos.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR