Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Guatemala
Guatemala
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Washington se dirige nuevamente hacia una crisis presupuestaria

Redacción República
18 de septiembre, 2013

A 13 días del nuevo año fiscal, Estados Unidos se encamina a una nueva crisis política, en momentos en que el presidente Barack Obama advierte que la intransigencia de sus adversarios republicanos puede provocar un catastrófico default, dos años después de un episodio similar.

Dos fechas límite se acercan a gran velocidad: el 1 de octubre, cuando se inicia el nuevo año fiscal, y mediados de octubre, cuando el Tesoro estadounidense espera que se alcance el ‘techo’ de la deuda pública.

En cada caso, el Congreso, dividido entre una Cámara de representantes controlada por los republicanos y un Senado de mayoría demócrata, debe ponerse de acuerdo y aprobar un texto, de manera de evitar el cierre de los servicios no esenciales del Estado federal (lo que ocurrió por última vez en 1995) y un default de los pagos.

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

Pero los republicanos parecen determinados a utilizar su poder para ligar estos temas con la pulseada que mantienen con la Casa Blanca sobre el financiamiento de la ley de reforma de la salud ideada por Obama y aprobada en 2010, lo que el mandatario considera un chantaje.

‘Nunca habíamos visto esto en el pasado, que un presupuesto sea supeditado a la eliminación de una ley que fue adoptada por las dos Cámaras del Congreso, cuya constitucionalidad fue confirmada por la Corte Suprema, que está a dos semanas de ser plenamente aplicada y que ayuda a 30 millones de personas a obtener por fin una cobertura de salud’, dijo Obama este miércoles ante dirigentes empresariales en Washington.

El 1º de octubre deben abrirse las inscripciones para millones de estadounidenses que carecen de cobertura de salud y que desean un seguro subvencionado por el Estado federal.

‘Estoy listo a negociar (con los republicanos) sobre el presupuesto’, dijo Obama, pero advirtió: ‘No crearé una costumbre según la cual la confianza sobre la capacidad del presidente de pagar sus deudas se convierte en una ficha de negociación política. Eso es irresponsable’.

La presión ultraconservadora

Ante la presión de los ultraconservadores del bando republicano, la Cámara de Representantes aprobará un presupuesto temporal, que regirá hasta el 15 de diciembre, que incluirá la supresión de créditos dedicados a la reforma, según confirmó este miércoles el presidente de la Cámara, John Boehner.

El campo conservador ve la ley de salud con horror. La derogación de la ley ‘Obamacare’, como se le conoce peyorativamente, es un tema que sigue desatando pasiones entre sus seguidores.

Pero esos dos textos no tienen ninguna posibilidad de avanzar en el Senado, y los demócratas se muestran estupefactos ante lo que consideran la intransigencia de los republicanos.

‘Hay que poner fin a este juego político’, estimó el representante demócrata Xavier Becerra, previendo una nefasta consecuencia por una eventual suspensión de ciertos servicios públicos.

El martes el secretario del Tesoro estadounidense, Jacob Lew, recordó que el techo de la deuda es de 16,7 billones de dólares, que se alcanzó en mayo, y que las medidas extraordinarias para evitar un default se agotarán a mediados de octubre. El Tesoro podría aguantar hasta la primera quincena de noviembre, según el director de la oficina de presupuesto del Congreso.

En 2011, una crisis política similar sobre el techo de la deuda llevó a la agencia de calificaciones financieras Standard and Poor’s a privar a Estados Unidos de su nota de deuda ‘triple A’.


SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR