Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

BM prevé que crecimiento en América Latina y el Caribe aumente 2,3% en 2024

De acuerdo con el informe la modesta expansión regional prevista está expuesta a múltiples riesgos.

Las proyecciones específicas para los países son dispares.
María José Aresti
29 de enero, 2024

En 2023, América Latina y el Caribe experimentó una significativa desaceleración económica, con un crecimiento de solo el 2,2 %. Esta desaceleración se produjo en el contexto de una elevada inflación, condiciones monetarias restrictivas, debilidad del comercio mundial y fenómenos meteorológicos adversos.

Panorama general. El Banco Mundial (BM) compartió sus perspectivas económicas mundiales para el 2024. A nivel global predicen que “la economía mundial va camino a registrar su peor desempeño de las últimas tres décadas para un período de cinco años”. 

  • Bajo este escenario la economía global estaría próxima a batir un récord a fines de 2024: Los cinco años con el menor crecimiento del PIB en las últimas tres décadas. 
  • El crecimiento del comercio mundial será solo la mitad del promedio registrado en la década anterior a la pandemia de COVID-19. 
  • Según las proyecciones, las economías en desarrollo crecerán solo un 3,9 %, más de un punto porcentual por debajo del promedio registrado en la década anterior. 

Es noticia. Las perspectivas económicas para América Latina y el Caribe sugieren una recuperación gradual, con un crecimiento proyectado del 2,3 % en 2024 y 2,5 % en 2025. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA
  • A medida que la inflación disminuya, se prevé que los bancos centrales bajarán las tasas de interés, lo que reducirá los obstáculos al aumento de la inversión.
  • “Los efectos de la restricción monetaria previa continuarán influyendo en el crecimiento a corto plazo, pero se espera que su impacto se atenúa”, detalla el informe del BM. 
  • Las proyecciones específicas para los países de la región son dispares. 

Zoom. La entidad prevé que Guatemala crezca un 3,5 % para el año en curso, y se mantenga en ese nivel porcentual durante 2025. 

  • Con respecto a 2023 la diferencia en puntos porcentuales es solamente del 0,1. 
  • Guatemala junto con Nicaragua serían los únicos países con un crecimiento puntual con respecto al año 2023. 
  • Para Centroamérica se prevé un crecimiento sostenido, con tasas del 3,7 % en 2024 y 3,8 % en 2025. Esta perspectiva se apoya en un aumento moderado de las remesas, en especial en 2024. 

En el radar. Con exclusión de Guyana, que experimenta un auge de sus recursos, se espera que las economías del Caribe crezcan un 4,1 % en 2024 y un 3,9 % en 2025. Un factor clave es la actual expansión del sector turístico. 

  • La trayectoria del crecimiento de Colombia mejorará del 1,2 % en 2023 al 1,8 % en 2024 y 3 % en 2025.
  • En Chile, el crecimiento será del 1,8 % en 2024 y luego se acelerará al 2,3 % en 2025.
  • Mientras que, el crecimiento de México se atenuará hasta el 2,6 % en 2024 y el 2,1 % en 2025, como consecuencia de la caída de la inflación y la disminución de la demanda externa.

Por qué importa. La modesta expansión regional prevista está expuesta a múltiples riesgos. La escalada de las tensiones geopolíticas.

  • Especialmente en Oriente Medio se podría perturbar los mercados energéticos y provocar un alza de los precios del petróleo. 
  • La persistente inflación básica de las economías avanzadas podría ir acompañada de tasas de interés elevadas durante un período prolongado, lo que limitaría las políticas monetarias y fiscales de la región.
  • Una desaceleración más abrupta de lo esperado en la economía china podría tener importantes efectos secundarios en la demanda externa, lo que afectaría las exportaciones de productos básicos de la región.

Voces. Indermint Gill, economista en jefe y vicepresidente senior del Grupo BM, mencionó que sin una corrección del rumbo, la década de 2020 pasará a la historia como un momento de oportunidades desperdiciadas. 

  • “El crecimiento a corto plazo llevará a que muchos países en desarrollo, sobre todo los más pobres, caigan en una trampa: con niveles paralizantes de deuda y un acceso precario a los alimentos para casi una de cada tres personas”. 
  • “La transformación se puede lograr si los Gobiernos actúan ahora para acelerar la inversión y fortalecer los marcos de política fiscal”, concluyó. 
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA