Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Costa Rica considera “bukelizarse”

Ilustración por Gabo®
Rafael Párraga
26 de enero, 2024

Costa Rica atraviesa una crisis de violencia que le encamina a un proceso de mano dura y regresión democrática similar a la de Bukele.  

 

Panorama general. Costa Rica, que presume de ser un país seguro, pacífico y desmilitarizado, atraviesa una ola de violencia grave. Con un 40% de incremento en su tasa de homicidios solamente en 2023, el presidente, Rodrigo Chaves, ha tomado medidas drásticas para combatir el crimen. Ha tomado como referencia a Bukele.  

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • Chaves ha impulsado una agresiva iniciativa legislativa, que contempla aumentar las penas carcelarias para menores hasta un máximo de 50 años. 

 

  • Adicionalmente, el proyecto busca permitir la extradición de nacionales, ampliar la detención preventiva y facilitar las detenciones de sospechosos a pesar de no contar con pruebas suficientes.  

 

  • El legislativo, controlado por la oposición, ha criticado la naturaleza de la propuesta del oficialismo, a lo que Chaves ha replicado diciendo que "tiempos extraordinarios requieren medidas extraordinarias". 

Visto y no visto. Costa Rica ha pasado de ser un producto de mercadeo de paz y turismo ambiental, sobreexplotando la propaganda de no contar con un ejército, a ser un país que empieza a caer en manos de redes del crimen organizado. El mayor es el narcotráfico, además de la incapacidad del Estado de sostener el sobre flujo de migrantes provenientes de Sudamérica.  

  • Para octubre de 2023, unos 390 mil migrantes habían ingresado a Costa Rica desde la frontera de Paso Canoas, en contraste con 2022, cuando en el resto del año ingresaron 248 mil personas. 

 

  • Chaves declaró en octubre una emergencia nacional con el fin de poder tomar medidas extraordinarias. Un mes después, el presidente presentó la iniciativa para institucionalizar esas medidas de seguridad. 

 

  • A pesar de ser un estandarte de calidad democrática en Centroamérica, Costa Rica se acerca, cada vez más, a modelos de autoritarismo competitivo para poder garantizar la seguridad de sus ciudadanos.  

Hemeroteca. El presidente Chaves es un declarado admirador de Bukele. En su cuenta de “X” ha aprovechado para alabar la gestión del presidente salvadoreño, citando sus publicaciones con comentarios como “sabia la frase suya de que la plata alcanza cuando no se la roban.  Añado que los funcionarios públicos estamos para servir y no servirnos.  Un saludo fraternal al gobierno y pueblo de El Salvador”. 

  • A finales de octubre de 2023, Chaves comentó "¿El Salvador es un referente? Sí, en el sentido de que pasó de ser uno de los lugares más peligrosos del mundo a uno sumamente seguro. ¿Es eso replicable en Costa Rica? No".  

 

  • Su pesimismo fue trasladado a la oposición, elogiando la maniobra política de Bukele de cooptar todos los organismos del Estado para tomar medidas drásticas e inmediatas.  

 

  • “El Congreso tomó decisiones de despedir y reemplazar fiscales, a la Sala Constitucional y otras estructuras de poder. Ellos tienen ejército y declaró el mismo Congreso un estado de excepción; se aprobaron recursos rápidamente para grandes estructuras carcelarias", destacó el mandatario. 

Entre líneas. En 2021, Costa Rica terminó el año con una tasa de 11.43 homicidios por cada 100 mil habitantes. En 2023, la tasa llegó a 17.2 homicidios por cada 100 mil habitantes. El incremento de un 50.75% en solo dos años ha alarmado al presidente, que quiere encarrilar la mayoría de su partido en 2026.   

  • Chaves ha comentado que, “el pueblo de Costa Rica no ha tomado esa decisión, ni la podrá tomar hasta las elecciones de 2026, de qué tipo de mayoría quiere darle al próximo presidente para que tome acciones que en nuestro régimen jurídico hoy son simplemente imposibles".  
     
     

  • La intención de Chaves va más allá de mitigar la crisis de seguridad, sino que pretende utilizar la situación para sacar rédito político, que le permita gobernar en una futura presidencia —no consecutiva—.  

El balance. El Salvador celebrará elecciones presidenciales el próximo 4 de febrero, donde se prevé una histórica reelección —inconstitucional— de Bukele. El famoso modelo del presidente salvadoreño ha sido efectivo a nivel doméstico y ha llamado la atención de todo el mundo, haciéndole popular no solo entre los votantes, sino que, especialmente, ante todos los políticos que sufren una crisis de legitimidad y añoran su popularidad.  

  • Costa Rica podría copiar el modelo de seguridad de El Salvador, especialmente, podría copiar el modelo político de Bukele.  

 

  • El cambio hacia un modelo más autocrático, e incluso, los elogios al trabajo del ejército salvadoreño por parte del presidente Chaves, son señales de la intención de llevar al país a un proceso de regresión democrática.  

 

  • El camino hacia la autocracia es cada vez más popular en la región, debido a los aparentes resultados brindados por casos como el salvadoreño.