Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

El gobierno de Petro se desmorona entre corrupción, narcotráfico y violencia

Ilustración por Gabo®
Rafael Párraga
08 de diciembre, 2023

El gobierno en Colombia fracasa y sigue desmoronándose, con renuncias y mociones de censura contra sus funcionarios más cercanos. 
 

Panorama general. El autoproclamado “gobierno del cambio” de Gustavo Petro sigue decepcionando a los colombianos. El exguerrillero se convirtió, en 2022, en el primer presidente de izquierda en Colombia. Un año después, Petro tiene un respaldo de solo un 39%, cayendo cada vez más en las encuestas de aprobación presidencial en Latinoamérica. 
 

  • A finales de octubre, Petro y su partido sufrieron una derrota contundente en las elecciones territoriales, perdiendo en todos los departamentos importantes del país y quedando en gran desventaja legislativa.  
     

    SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • En gran medida, debido a escándalos de corrupción, como el de su hijo Nicolás –a quien se acusa de haber recibido dinero del narcotráfico– y la anarquía debido a su estrategia de seguridad.  
     

  • Dos de sus funcionarios más cercanos han debilitado la imagen de la presidencia especialmente: Iván Velásquez y Martha Lucía Zamora, exjefes de la extinta Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). 
     

Entre líneas. Luego de su paso por CICIG, Iván Velásquez regresó a Colombia para eventualmente servir en el gabinete de Petro. 
 

  • Velásquez, actual Ministro de Defensa Nacional de Colombia, defendió a grupos guerrilleros en la década de los 80, en los cuales militó el actual presidente. 
     

  • En menos de un año, ha sido citado dos veces ante el legislativo para enfrentar una moción de censura —mecanismo para destituir a funcionarios públicos en Colombia—.  
     

  • Su política de seguridad ha consistido en debilitar a la policía y al ejército, favoreciendo a grupos terroristas y narcotraficantes en una política de diálogo y concesiones en vez de persecución. 
     

En perspectiva. En 2022, Colombia registró hasta 9 mil 844 homicidios –36 por día– y 148,709 robos –826 diarios–. También han aumentado los secuestros. Estos números llevarán a Velásquez al Congreso, por una nueva moción de censura en su contra.  
 

  • Velásquez ha llegado a culpar a los propios secuestrados, como en el caso de la sargenta Ghislaine Karina Ramírez, a la que llamó imprudente y le atribuyó la culpa de haber sido secuestrada junto a sus hijos por el Ejército de Liberación Nacional en julio.  
     

  • Más de 500 familias han sido desplazadas por grupos armados y el ejército está siendo expulsado de las comunidades en el Cauca, por lo que 16 senadores invocaron una nueva moción de censura contra Velásquez a finales de noviembre, pudiendo tener los votos suficientes para su remoción. 
     

Lo indispensable. Martha Lucía Zamora —ex jefa de la CICIG en Quetzaltenango entre 2016 y 2017— protagoniza el más reciente escándalo del gobierno de Petro. Zamora era la directora de la Agencia de Defensa del Estado, pero se vio obligada a renunciar por anomalías en el proceso de licitación con la empresa encargada de la impresión de pasaportes en Colombia.  
 

  • Zamora es acusada de manipular el proceso para favorecer a la empresa Thomas Greg and Sons, impulsando un proceso dónde la empresa es la única oferente.  
     

  • El canciller Álvaro Leyva exigió su renuncia, con el apoyo de Petro, que le acusó de utilizar una institución pública para defender intereses privados.  
     

Fisgón histórico. La ex jefa de CICIG se vio involucrada en otro escándalo en 2019, cuando fue acusada de abuso de función pública, perturbación de actos oficiales, y asesoramiento cuando ostentaba el cargo de directora de la Jurisdicción Especial para la Paz, lo que provocó que EE. UU. retirara la visa.  
 

Visto y no visto. Petro incluyó en su lista para Fiscal General a Luz Adriana Camargo, quien ha sido la fiscal a la sombra de Velásquez desde hace unos 20 años; desde su tiempo como magistrados auxiliares en la Corte Suprema de Justicia de Colombia, además de haber sido su mano derecha como Directora de Investigación de la CICIG.  
 

  • La terna propuesta por Petro no fue aprobada por la CSJ, debido a que ninguna de las candidatas consiguió los votos necesarios.  
     

  • Petro intenta llenar el Estado con ex funcionarios de CICIG, lo que evidencia el sesgo ideológico de la Comisión en su momento. 
     

En conclusión. Petro ha sumido a Colombia en una crisis política y de seguridad, dónde actores clave de su gobierno formaron parte de un sistemático abuso de poder y cooptación del sistema de justicia en Guatemala. La victoria del exguerrillero en 2022 ha quedado opacada por un gobierno revanchista que ha buscado favorecer a las guerrillas y al narcotráfico en su estrategia de seguridad.  
 

  • Petro es cada vez más impopular y su mandato tambalea debido a la ideologización y corrupción de su gobierno, su beneplácito con el crimen organizado y, en general, su incapacidad de cumplir con sus funciones como presidente. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA