Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

El voto nulo no ocuparía el primer lugar en la segunda vuelta electoral, según analistas

.
Viviana Mutz
19 de agosto, 2023

Algunas luces acerca del comportamiento que puede tener el voto nulo el domingo 20 de agosto las arroja la encuesta de la Fundación Libertad y Desarrollo, que prevé una reducción en comparación con lo visto el 25 de junio, cuando 966 mil 389 votaron nulo y 388 mil 442 dejaron la papeleta en blanco.  

El balance. Paul Boteo, director ejecutivo de la Fundación Libertad y Desarrollo, explica que en la primera encuesta publicada a finales de julio, el 22% de los consultados adelantaron votar en blanco y el 7% nulo, para un total de 29% que no se decantaron por ninguna de las dos opciones. 

  • Dos semanas después, en la segunda encuesta, el porcentaje se redujo de 29% a 18%, el voto en blanco bajó a un 13% y el voto nulo a un 5%. 
     
  • El probable motivo es que menos personas salgan a votar para el balotaje, como es común en Guatemala en la segunda vuelta electoral, explicó Boteo. 
     
  • La encuesta estima que el 50% del total de votantes acudirá a las urnas el 20 de agosto, en comparación al 60% que lo hizo en primera vuelta. 

Qué destacar. Otros factores que pueden influir en que el voto nulo no supere la cantidad que obtenga uno u otro candidato, será el entusiasmo y la esperanza que el votante pueda tener hacia cualquiera de las dos propuestas, opinó Boteo. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • También el temor podría llevar a las personas a no desperdiciar su sufragio.
     
  • “En julio, el 76% de la población consideró que el país iba por mal camino, por lo tanto, la amenaza para el país que perciba el votante con una u otra propuesta lo hará salir a emitir su sufragio”, consideró Boteo. 

Datos. En los comicios de 2019, la participación ciudadana en las urnas en primera vuelta fue de 62% y el abstencionismo quedó en 37.8%.

  • En la segunda vuelta de 2019, la participación cayó al 42.7% y el abstencionismo fue de 57.3%. 
     
  • En la encuesta de agosto, el 30% de los entrevistados opinó que el país empeoraría con Sandra Torres y un 12% con Bernardo Arévalo.
     
  • El 51% de quienes votarán por Arévalo considera que el país empeorará con Torres, mientras que solo el 21% de quienes inclinan su voto por la UNE, opinan de manera similar sobre Semilla. 

Voto joven. La asistencia de los jóvenes será clave, afirma Carlos Mendoza, coordinador académico de la entidad Diálogos, y quiere creer que la participación sea diferente a lo ocurrido hace cuatro años, para el balotaje, cuando cayó 25 puntos porcentuales en comparación a la primera vuelta. 

  • El peso de las mujeres jóvenes (entre 18 a 25 años) en el padrón electoral es de un 8.7% (816 mil 098 empadronadas), el más grande de los rangos de edad.
     
  • En 2019 las mujeres votaron más en primera vuelta que en segunda vuelta.  

En perspectiva. El coordinador de Diálogos, se muestra entusiasta en que por primera vez los votantes acudirán más a las urnas en segunda vuelta porque la gente quiere un cambio, opina.

  • Para ello, se basa también en la encuesta de Cid-Gallup, donde el 73% considera que la democracia en Guatemala está en riesgo y el 70% percibe al actual gobierno como corrupto. 
     
  • Otro factor importante será el clima: si es un día con lluvia torrencial se podrían perder dos horas de votación. 
     
  • “El porcentaje de participación a lo largo del día nos dirá si la victoria de Bernardo Arévalo será aplastante o no”, considera el analista. 

Voces. La politóloga Celia Luna explica que es una tendencia que en segundas vueltas un menor porcentaje de empadronados salga a votar por el desincentivo de que no hay elecciones locales o municipales, a excepción de los lugares donde se repetirán y que en 2023 será en cinco municipios. También porque en primera vuelta hay más opciones para votar y al no pasar al balotaje la propuesta predilecta, la participación también cae. 

  • Las demás razones son variadas: desde el interés, pasando por compromisos familiares o de viaje, o simplemente por tedio.
     
  • Finalmente, Luna asegura que “si el voto nulo llega a superar los votos de los candidatos, únicamente se toma como un porcentaje más y se da como ganador a la opción más votada, sin importar si la diferencia es solo de 50 votos”. 
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA