Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

La nueva ola represiva de Ortega contra Miss Universo

Ilustración por Gabo®
Rafael Párraga
06 de diciembre, 2023

Ortega sigue reprimiendo todo lo relacionado con las protestas de 2018, en esta ocasión, las víctimas han sido la ganadora de Miss Universo y los dueños de su franquicia en Nicaragua.  

Panorama general. El pasado 1 de diciembre, la Policía de Nicaragua acusó a la dueña de la franquicia de Miss Nicaragua, Karen Celebrertti, a su esposo Martín Argüello y su hijo Bernardo Argüello de traición a la patria, por su involucramiento en las protestas del Indio Maíz en 2018. La policía les acusa –sin pruebas– de haber cometido los delitos de conspiración para alterar la paz, incitar al odio y la violencia, terrorismo, crimen organizado, provocación, apología e inducción a la comisión de delitos. 

  • Celebrertti ha sido dueña de la franquicia de Miss Universo en Nicaragua desde 2001 y fue desterrada del país el 24 de noviembre, cuando regresaba de México con su hija por actividades relacionadas con el certamen.  

    SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • Celebrertti fue forzada a regresar a México, mientras que su esposo e hijo fueron detenidos y desaparecidos por la policía —dirigida por un consuegro de Ortega—, mientras su residencia se mantiene asediada por el régimen.  

  • En cuanto a Sheynnis Palacios, en su regreso a Nicaragua el régimen le confiscó su equipaje, regresándolo a su familia días después, sin explicar el motivo. Palacios vivirá por un año en Nueva York para realizar sus labores como Miss Universo. 

Hemeroteca. En 2018, las protestas del Indio Maíz pusieron al régimen de Ortega en una crisis que nunca había vivido. Debido a la negligencia del gobierno con la gestión de los incendios en la Reserva Indio Maíz, además de una serie de reformas tributarias y al sistema de pensiones, grupos de estudiantes iniciaron una serie de manifestaciones que terminarían con más de 300 muertos a manos de la dictadura.  

  • Desde entonces, Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo se han dedicado a purgar el país de los involucrados en las protestas.  

  • Entre las víctimas de la purga se encuentran oenegés, la Iglesia católica, la Universidad Centroamericana (UCA, dónde nacieron las protestas) y, más recientemente, Miss Universo.  

  • A raíz del estallido, el régimen prohibió las manifestaciones callejeras en 2018. A pesar de ello, el triunfo de Palacios generó celebraciones multitudinarias en las calles. 

Voces. Al conocerse la victoria de Palacios en el certamen, celebrado en El Salvador el 18 de noviembre, el gobierno elogió la hazaña como un triunfo nacional. Cuatro días después de felicitar a Palacios, Rosario Murillo tildó de “aprovechamiento grosero, tosco y malvado” las celebraciones de los opositores a la dictadura. 

  • De acuerdo con Murillo, los opositores “pretenden convertir un lindo y merecido orgullo y celebración, en golpismo destructivo”. 

  • “Vemos el aprovechamiento grosero, y la tosca y malvada comunicación terrorista, que pretende convertir un lindo y merecido momento, en un retorno, por supuesto imposible”, agregó. 

Entre líneas. Palacios es licenciada de la UCA, universidad cancelada y confiscada por el régimen debido a su independencia y la postura crítica de sus estudiantes con la dictadura. La reina de belleza no es un símbolo cómodo para el régimen, al igual que los organizadores de la franquicia en Nicaragua, que fueron partícipes de las protestas en 2018.  

  • Las celebraciones en las calles por la victoria de Palacios demostraron que, con una causa lo suficientemente motivadora, los nicaragüenses siguen dispuestos a salir a las calles, contrario a las órdenes de Ortega desde 2018. 

  • Independientemente del motivo —evidentemente apolítico—, las celebraciones generaron paranoia en un régimen que se sabe impopular y que, a pesar de su represión a la oposición, no es capaz de contener a la ciudadanía en las calles. 

Por qué importa. Miss Universo pasó de ser un motivo de celebración para el gobierno a convertirse en un símbolo de esperanza y resistencia para una ciudadanía reprimida y cansada de la dictadura de Ortega. La cruzada de Ortega y Murillo contra todo aquello relacionado con la victoria de Sheynnis Palacios es una inequívoca del temor del régimen a un futuro estallido, similar al de 2018.  

  • A pesar del descontento generalizado, Ortega ha sido capaz de depurar todos los poderes intermedios en Nicaragua —oenegés, organizaciones religiosas y la academia—, además de controlar todos los poderes del Estado.  

  • Nicaragua no tiene una salida política a la represión del orteguismo y, desde su llegada al poder en 2007, y las protestas del Indio Maíz son lo único que ha hecho tambalear al dictador.  

En conclusión. Solamente un estallido social espontáneo puede dificultar el control que Ortega ejerce sobre su feudo. Las celebraciones y la unidad generada por el triunfo de Palacios han recordado a Ortega lo ocurrido en 2018. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA