Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Nayib Bukele deja la presidencia de El Salvador para optar a su reelección

Ilustración por Gabo®
Rafael Párraga
01 de diciembre, 2023

Nayib Bukele deja la presidencia de El Salvador, bajo licencia de la Asamblea Legislativa para optar a una reelección inconstitucional en 2024.  
 

Panorama general. Este jueves, Nayib Bukele pidió un permiso a la Asamblea Legislativa de El Salvador —de mayoría oficialista—, dejando el cargo junto a su vicepresidente, Félix Ulloa, para dedicarse a una campaña electoral con el fin de repetir como binomio presidencial en las elecciones del 2 de febrero de 2024.  
 

  • De acuerdo con el artículo 155 de la constitución salvadoreña, a falta de presidente o vicepresidente, la línea de sucesión presidencial la decide la Asamblea Legislativa. 
     

    SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • Por ello, el jueves los diputados de Nuevas Ideas (NI, atrapalotodo), Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA, atrapalotodo), Partido de Concertación Nacional (PCN, centro) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC, centroizquierda) convocaron a una plenaria extraordinaria para nombrar al nuevo presidente provisional.  
     

  • Con 67 votos, la Asamblea de Bukele nombró a Claudia Rodríguez de Guevara como presidenta. Bukele y Ulloa mantendrán las garantías de protección como servicio de seguridad, uso del batallón presidencial, personal de transporte, seguridad, uso de residencias y toda prerrogativa de seguridad jurídica, política y física de presidente y vicepresidente. 
     

Hemeroteca. En mayo de 2021, los diputados del oficialismo destituyeron a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y los reemplazaron con magistrados afines al proyecto político de Bukele.  
 

  • Esos magistrados fallaron, en septiembre del mismo año, a favor de la posibilidad de la reelección, condicionándola a que el presidente renunciara al cargo, como mínimo, seis meses antes del 1 de junio (día de la próxima toma de posesión): es decir, a más tardar el 30 de noviembre.  
     

  • Aquel fallo es unánimemente criticado —a excepción de aquellos cercanos al presidente– por expertos en materia constitucional, debido a que la reelección inmediata está expresamente prohibida en el artículo 152 de la Constitución de El Salvador.  
     

Por qué importa. De acuerdo con el artículo 156: “los cargos de Presidente y de Vicepresidente de la República y los de Designados solamente son renunciables por causa grave debidamente comprobada, que calificará la Asamblea”. 
 

  • De igual manera, el artículo 218 establece que: “Los funcionarios y empleados públicos están al servicio del Estado y no de una fracción política determinada. No podrán prevalerse de sus cargos para hacer política partidista. El que lo haga será sancionado de conformidad con la ley.” 
     

  • La renuncia de Bukele no se debe a ninguna causa grave; aunque renuncia al cargo para hacer política partidista, lo hace en evidente fraude de ley, violando directamente dos artículos de la constitución.  
     

  • La Asamblea Legislativa no analizó ni discutió la terna propuesta por Nayib Bukele. Al contrario, solamente aprobaron lo que el presidente exigió, funcionando como un órgano dependiente y al servicio del Ejecutivo.  
     

Entre líneas. Tanto su padre y mentor político, Armando Bukele Kattán, como el mismo Nayib Bukele, eran arduos opositores de la reelección y defensores de la alternabilidad del poder. En varias ocasiones, Bukele llegó a referirse a Daniel Ortega como un dictador por reelegirse ilegítimamente. Cuando inició su presidencia, hablaba de la posibilidad de volver a optar a la presidencia debido a su corta edad, pero nunca en términos consecutivos.  
 

  • Es decir, pensaba hacerlo dentro de los términos permitidos por la constitución, esperando cinco años entre elecciones. 
     

  • Todo cambió el 1 de mayo de 2021, cuando se juramentó a la Asamblea Legislativa luego de las elecciones de medio término, dónde obtuvo mayoría absoluta en coalición con GANA, PCN y PDC. 
     

  • Desde 2021, todos los órganos del Estado se han puesto a su disposición y con la reelección siendo políticamente viable, sus posturas cambiaron radicalmente.  

 

En el radar. La reelección de Bukele, junto con una arrasada electoral prevista también para el legislativo, marcará la consolidación de un régimen con poder absoluto. Fuentes cercanas al presidente confirmaron a República las intenciones de empezar una reforma constitucional antes del fin de la actual legislatura, con el fin de que la entrante la ratifique. 

 

  • La nueva constitución permitiría la reelección indefinida y muchos aspectos más que viabilizarían a Bukele retener la presidencia y sumarse a la lista en la que él, en su día, categorizó a Daniel Ortega: como dictador. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA