Política
Política
Empresa
Empresa
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

No, Google no ha invertido nada en El Salvador (todavía)

Ilustración por Angie Guerra
Rafael P. Palomo
17 de abril, 2024

El convenio con Google es un instrumento más del maquillaje de país con el que Bukele pretende atraer futuras inversiones. 

Panorama general. El pasado lunes, Google inauguró sus nuevas oficinas en El Salvador. Ubicadas en un moderno edificio de una de las zonas más exclusivas de San Salvador, el gigante tecnológico llega al “pulgarcito de Centroamérica” en el marco de un acuerdo para ayudar al gobierno a digitalizar sus servicios. Si bien, el presidente Bukele anunció una inversión futura en el país, de momento no hay información pública al respecto.  

  • Tanto los medios estatales, las cuentas del gobierno y funcionarios oficialistas, llevan hablando de la cooperación como Inversión Extranjera Directa (IED) desde el año pasado.  

    SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • Google no ha invertido en el país, sino que ha sido el gobierno salvadoreño quien ha contratado los servicios de la empresa para un proceso de modernización de los servicios públicos.  

Entre líneas. En agosto de 2023, el gobierno firmó un acuerdo de colaboración con la multinacional, sin conocerse, al día de hoy, los detalles del mismo. Posteriormente, en septiembre, sin discusión previa con las distintas facciones legislativas —como es costumbre en el congreso salvadoreño— el bloque oficialista aprobó la Ley General de Modernización Digital del Estado. La misma obliga a las instituciones estatales a “suscribir acuerdos de afiliación y cualquier otro tipo de contratos o acuerdos” con Google. 

  • En la misma se detalla que Google, por su parte, no tiene ningún compromiso de inversión en El Salvador.  

  • Al contrario, es el gobierno salvadoreño el que, a través de las distintas dependencias del Estado, adquiere el compromiso de pagar a Google por sus servicios un monto que ronda los US$500 M.  

  • El artículo 4 de la ley establece que “el Ministerio de Hacienda tendrá la obligación de asegurar la disponibilidad presupuestaria cada año para que las entidades del Estado puedan ejercer el presupuesto para obtener servicios por parte del Socio Estratégico”.  

Visto y no visto. La empresa no está invirtiendo en El Salvador, sino que está ofreciendo un servicio pagado por el erario. A su vez, la ley exime de que se le aplique la Ley Orgánica de la Administración Financiera del Estado ni la Ley de Compras Públicas al contrato. Es decir, Google es la única empresa que le proveerá estos servicios al Estado sin pasar por un proceso de licitación, concurso o fiscalización alguna.  

Sí, pero. Durante la inauguración, Bukele adelantó (a lo que llamó un spoiler) que Google sí invertirá en El Salvador a futuro. En su discurso anunció que la empresa establecerá un datacenter en El Salvador, como resultado del convenio, más no como parte de este. El presidente aclaró que esto significará una ventaja competitiva para el país, no obstante, no aclaró nada más: ni fecha ni monto a invertir.

  • Si bien, Google recibirá alrededor de US$ 500M por sus servicios, el gigante tecnológico anunció que hará una donación filantrópica de US$ 200M a organizaciones de sociedad civil, con el fin de promover la capacitación en el uso de sus herramientas.  

  • Los servicios de Google Cloud servirán principalmente para proyectos de gobierno digital, plataformas de telemedicina y educación digital. El convenio tiene una duración de un mínimo de siete años, el mismo lapso por la cual el gobierno lo declaró bajo reserva [el convenio] ayer mismo, tras la solicitud de acceso a información pública de un ciudadano. 

En conclusión. La alianza es un paso para la modernización de los servicios públicos y la sofisticación del capital humano del país. No obstante, contrario a lo que la narrativa oficialista ha planteado, no se trata de una inversión concreta. De acuerdo con CEPAL, El Salvador es el país de Centroamérica que menos IED atrajo en 2023, con solamente US$ 759.7 millones, en contraste con los US$ 3,921 millones registrados por Costa Rica.

  • La estrategia del presidente pretende atraer IED a través de la imagen país. No es tan importante la realidad, sino lo que se aparenta. Se espera que el falso buen clima de inversión atraiga el capital que lo vuelva una realidad, eventualmente.  

  • El Salvador prevé un crecimiento de entre el 3 y 3.5% este año, en parte como resultado de la inversión pública estratégica. Los US$ 500M pagaderos a Google son parte de ello.  

  • Sin embargo, la llegada de Google a El Salvador no se debe a su clima de inversión, sino al fuerte gasto público; de la misma manera que no fue anfitrión de Miss Universo por su atractivo turístico o logístico, sino por la inversión de US$ 103M que realizó el gobierno.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA

No, Google no ha invertido nada en El Salvador (todavía)

Ilustración por Angie Guerra
Rafael P. Palomo
17 de abril, 2024

El convenio con Google es un instrumento más del maquillaje de país con el que Bukele pretende atraer futuras inversiones. 

Panorama general. El pasado lunes, Google inauguró sus nuevas oficinas en El Salvador. Ubicadas en un moderno edificio de una de las zonas más exclusivas de San Salvador, el gigante tecnológico llega al “pulgarcito de Centroamérica” en el marco de un acuerdo para ayudar al gobierno a digitalizar sus servicios. Si bien, el presidente Bukele anunció una inversión futura en el país, de momento no hay información pública al respecto.  

  • Tanto los medios estatales, las cuentas del gobierno y funcionarios oficialistas, llevan hablando de la cooperación como Inversión Extranjera Directa (IED) desde el año pasado.  

    SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • Google no ha invertido en el país, sino que ha sido el gobierno salvadoreño quien ha contratado los servicios de la empresa para un proceso de modernización de los servicios públicos.  

Entre líneas. En agosto de 2023, el gobierno firmó un acuerdo de colaboración con la multinacional, sin conocerse, al día de hoy, los detalles del mismo. Posteriormente, en septiembre, sin discusión previa con las distintas facciones legislativas —como es costumbre en el congreso salvadoreño— el bloque oficialista aprobó la Ley General de Modernización Digital del Estado. La misma obliga a las instituciones estatales a “suscribir acuerdos de afiliación y cualquier otro tipo de contratos o acuerdos” con Google. 

  • En la misma se detalla que Google, por su parte, no tiene ningún compromiso de inversión en El Salvador.  

  • Al contrario, es el gobierno salvadoreño el que, a través de las distintas dependencias del Estado, adquiere el compromiso de pagar a Google por sus servicios un monto que ronda los US$500 M.  

  • El artículo 4 de la ley establece que “el Ministerio de Hacienda tendrá la obligación de asegurar la disponibilidad presupuestaria cada año para que las entidades del Estado puedan ejercer el presupuesto para obtener servicios por parte del Socio Estratégico”.  

Visto y no visto. La empresa no está invirtiendo en El Salvador, sino que está ofreciendo un servicio pagado por el erario. A su vez, la ley exime de que se le aplique la Ley Orgánica de la Administración Financiera del Estado ni la Ley de Compras Públicas al contrato. Es decir, Google es la única empresa que le proveerá estos servicios al Estado sin pasar por un proceso de licitación, concurso o fiscalización alguna.  

Sí, pero. Durante la inauguración, Bukele adelantó (a lo que llamó un spoiler) que Google sí invertirá en El Salvador a futuro. En su discurso anunció que la empresa establecerá un datacenter en El Salvador, como resultado del convenio, más no como parte de este. El presidente aclaró que esto significará una ventaja competitiva para el país, no obstante, no aclaró nada más: ni fecha ni monto a invertir.

  • Si bien, Google recibirá alrededor de US$ 500M por sus servicios, el gigante tecnológico anunció que hará una donación filantrópica de US$ 200M a organizaciones de sociedad civil, con el fin de promover la capacitación en el uso de sus herramientas.  

  • Los servicios de Google Cloud servirán principalmente para proyectos de gobierno digital, plataformas de telemedicina y educación digital. El convenio tiene una duración de un mínimo de siete años, el mismo lapso por la cual el gobierno lo declaró bajo reserva [el convenio] ayer mismo, tras la solicitud de acceso a información pública de un ciudadano. 

En conclusión. La alianza es un paso para la modernización de los servicios públicos y la sofisticación del capital humano del país. No obstante, contrario a lo que la narrativa oficialista ha planteado, no se trata de una inversión concreta. De acuerdo con CEPAL, El Salvador es el país de Centroamérica que menos IED atrajo en 2023, con solamente US$ 759.7 millones, en contraste con los US$ 3,921 millones registrados por Costa Rica.

  • La estrategia del presidente pretende atraer IED a través de la imagen país. No es tan importante la realidad, sino lo que se aparenta. Se espera que el falso buen clima de inversión atraiga el capital que lo vuelva una realidad, eventualmente.  

  • El Salvador prevé un crecimiento de entre el 3 y 3.5% este año, en parte como resultado de la inversión pública estratégica. Los US$ 500M pagaderos a Google son parte de ello.  

  • Sin embargo, la llegada de Google a El Salvador no se debe a su clima de inversión, sino al fuerte gasto público; de la misma manera que no fue anfitrión de Miss Universo por su atractivo turístico o logístico, sino por la inversión de US$ 103M que realizó el gobierno.