15° GUATEMALA
25/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Chapines en USA
Chapines en USA
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La relación del pez y el hombre

Edgar Quiñónez
23 de julio, 2021

¿Qué relación tiene el pez con el humano? Probablemente hayas escuchado que los peces tienen una memoria de tres segundos o que son incapaces de sentir dolor.

Ninguna de estas afirmaciones es cierta, pero es revelador que estos conceptos erróneos no se apliquen a otros vertebrados. Quizás sea porque los peces parecen muy diferentes a nosotros. No parecen tener ninguna capacidad de expresión facial o comunicación vocal, y ni siquiera respiramos el mismo aire.

Sin embargo, cuando los científicos han realizado experimentos para saber más sobre los peces, incluida su neurobiología, su vida social y sus facultades mentales, han descubierto una y otra vez que son más complejos de lo que a menudo se cree. De hecho, parecen tener más en común con nosotros de lo que nos gustaría admitir.


Esta nota también te puede interesar: Las personas que hablan con su perro son más inteligentes, lo dice la ciencia


Similitudes del pez con el humano

1- Los peces pierden la memoria a medida que envejecen

A medida que los seres humanos envejecemos, nuestra memoria decae. Los científicos trabajan para comprender la biología del deterioro cognitivo a fin de predecir cómo ayudar a las personas a envejecer mejor y desarrollar tratamientos para afecciones como la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

En los seres humanos, la memoria de trabajo, el proceso mental que usamos para realizar las tareas diarias, disminuye a medida que envejecemos. Según estudios, en los peces pasa lo mismo.

Fotografía de Christel SAGNIEZ en Pixabay, utilizada con fines ilustrativos.

2- Gustos de drogas similares

Los biólogos Tristan Darland y John Dowling, de la Universidad de Harvard (EE. UU.), descubrieron que al pez cebra le gusta especialmente la cocaína.

Lo confirmaron al colocar la droga en su tanque cuando el pez daban vueltas siguiendo un determinado patrón visual. Esta preferencia también es hereditaria. Los descendientes de peces con predilección por la droga se la transmitieron a sus hijos, un patrón reportado en humanos.

El pez cebra también muestra los patrones de búsqueda compulsiva de drogas observados en personas adictas. El grupo de investigación de Caroline Brennan en la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido) descubrió que los peces aceptaban ser pescados con una red si eso significaba tener acceso a la cocaína.

Fotografía de Monsterkoi en Pixabay, utilizada con fines ilustrativos.

3- Los peces recuerdan a sus amigos

Probablemente ya sepa que los peces son animales sociales. Pueden sincronizar su comportamiento en los bancos (de peces) para que cada individuo refleje los movimientos de su vecino y el grupo parezca moverse como uno solo.

Lo que probablemente no sepa es que cada pez puede reconocer a otros peces de su propio grupo (por el olor, por lo general). Los jóvenes prefieren a sus propios parientes, pero a medida que envejecen las hembras adultas prefieren a las hembras conocidas y a los machos desconocidos.

Los peces conservan estos recuerdos durante 24 horas y prefieren acercarse a un nuevo pez en lugar de al último con el que pasaron el rato.

Fotografía de PublicDomainPictures en Pixabay, utilizada con fines ilustrativos.

4- Los peces sienten dolor

Realmente lo hacen. En 2003, las biólogas Victoria Braithwaite y Lynne Sneddon, entonces en la Universidad de Edimburgo y en el Instituto Roslin, pusieron ácido en los labios de unas truchas. Los peces mostraron respuestas de dolor clásicas: alejarse, frotarse los labios en el fondo del tanque, aumentar su respiración. Este comportamiento desapareció por completo una vez que recibieron un analgésico.

Sin embargo, la pregunta sigue siendo cómo experimentan los peces el dolor. ¿Qué significa el dolor para el animal? No es solo la percepción de un evento físico, como golpearse el dedo del pie. A menudo también es una experiencia emocional. Algunos investigadores piensan que los peces no experimentan dolor de esta manera.

Argumentan que, aunque sienten dolor, no son mentalmente capaces de tener una respuesta emocional a ese dolor, por lo que su sufrimiento debería preocuparnos menos. Esto se debe a que, según ellos, los peces carecen de las partes del cerebro que en los humanos y otros vertebrados superiores están asociadas con la experiencia mental del dolor.

Fotografía de YOUSEF ALHAQAN en Pixabay, utilizada con fines ilustrativos.

https://republica.gt/2021/07/22/errores-que-debes-evitar-si-ya-te-vacunaste-contra-el-covid-19/
SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR