22° GUATEMALA
23/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Chapines en USA
Chapines en USA
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Cómo curar heridas graves para prevenir infecciones

Edgar Quiñónez
29 de julio, 2021

El pus es una acumulación de líquidos, glóbulos blancos vivos y muertos, tejido muerto, al igual que bacterias u otras sustancias extrañas. ¿Cuántas veces te has encontrado ante una herida y no has sabido qué hacer? A continuación, te ofrecemos todo lo necesario para saber cómo curar una herida infectada u otro tipo de heridas.

La distracción, las prisas y el cansancio constituyen con frecuencia la causa de pequeños accidentes dentro y fuera de casa. Es bastante normal que al hacernos algún daño las heridas se infecten. Si las dejamos, puede traer consecuencias negativas para la salud. Lo conveniente es curar estas heridas infectadas lo más pronto posible


Esta nota te puede interesar: ¿Por qué algunas personas se contagian de covid-19 luego de vacunarse?


¿Qué es el pus?

El pus es una sustancia formada por células sin vida, suero y otros componentes. Este líquido viscoso, cuyo aspecto puede presentar un rango de tonalidades que va desde el amarillo hasta el verde, aparece como resultado de la segregación de un tejido que, por lo general, sufre algún tipo de infección.

Fotografía utilizada con fines ilustrativos.

¿Cuáles son los factores de riesgo de infección?

Es más probable que una herida se infecte si:

  • Tarda mucho en cicatrizar.
  • Contiene suciedad o saliva.
  • No se limpia o trata dentro de las 8 horas siguientes.
  • Es el resultado de una mordedura de un ser humano o un animal.
  • Es el resultado de una perforación, por ejemplo con un clavo o un vidrio roto.
  • Se produce en una persona que tiene diabetes, alcoholismo o el sistema inmunitario comprometido.

¿Cómo saber si la herida está infectada?

Si no estás seguro de tener una herida infectada, puedes saberlo con cualquiera de estos signos:

  • Secreción de pus.
  • Mal olor y aspecto.
  • Ausencia de señales de cicatrización.
  • Dolor persistente, incluso con suaves movimientos. En casos extremos, se pueden detectar sensaciones punzantes.
  • Fiebre local o general, acompañada por enrojecimiento continuo de la zona, inflamación en los bordes y sensibilidad.

Con estas señales podemos estar seguros de que la zona se encuentra infectada por alguna bacteria, y debemos tratarla con mucho cuidado antes de que empeore.

Fotografía de OLYMPUS DIGITAL CAMERA, utilizada con fines ilustrativos para esta nota.

Pasos para curar una herida infectada, adiós al pus

Paso 1

Haremos una limpieza de la herida con agua y jabón. Es normal que haga daño y pique debido a la infección. Esto sirve para retirar los restos de suciedad y de sangre. 

Lo indicado es limpiar la herida con gasa porque el algodón puede dejar restos de fibras, incluso valdrá el uso de un buen antiséptico de venta libre.

Paso 2

Lo ideal es cubrir la herida abierta con un vendaje estéril. Para hacerlo, tienes que lavarte muy bien las manos, a modo de evitar que la infección se agrave. Si la zona tiene ampollas o pus, lo ideal es no quitarlas para evitar que la infección se propague.

Paso 3

El monitoreo constante de la herida podría hacer que mejore. En algunos casos, productos naturales como el aloe vera podría ayudar a sanar la herida y quitar la infección.

Esto gracias a las propiedades regenerantes y cicatrizantes de esta planta. Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen diversas opiniones al respecto.

Paso 4

Si pasan una cantidad de días importantes y nos ves mejora, es necesario visitar al médico, pues podría tratarse de una infección más complicada y requerir medicamentos antibióticos que claramente deberán ser ordenados por el médico a fin de evitar riesgos con la automedicación.

Paso 5

Examina cuidadosamente la herida para determinar si su aspecto es de color rojo, y si la zona está caliente e hinchada. De tener estas características, además de doler, claramente se trata de una infección.

Paso 6

Controla tu temperatura corporal con un termómetro bajo la axila. Si los grados de temperatura son más altos de los normales, quizás se trate de una infección severa por lo que te aconsejamos visitar al médico de forma urgente.

  • TAGS RELACIONADOS:
  • salud
SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR