La Intendente de Aduanas, Claudia Méndez, aclaró que estaba fuera del país en un viaje oficial para representar a Guatemala en la Convención de Directores de Aduanas en Chile y que regresó ayer. Al igual que la vicepresidenta Roxana Baldetti, quería dejar claro las razones por las que tardó en reaccionar.

Acerca de la relación que pudiera tener con Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de la Vicepresidencia y ahora prófugo, dijo que no era personal sino de trabajo. Expresó que conoce a varios de los involucrados en el escándalo de defraudación aduanera por la misma razón.

Aseguró que no conoce a Francisco Javier Ortiz, alias el “teniente Jeréz”, uno de los principales líderes de la estructura capturada. “En este tipo de cargos me reúno con todo tipo de personas, tanto dentro como fuera de la SAT. No conozco a todos con quienes he estado reunida”, dijo.

Al preguntársele si tenía conocimiento de lo que ocurría en aduanas, en cuanto anomalías, dijo que “sí conocía los problemas”. Señala que manifestó su preocupación pero la intendencia a su cargo no denuncia, no sanciona, ni investiga, solamente pasa la información a auditoría interna de la SAT.

Dijo que pidió al ente recaudador que se tomaran algunas acciones para evitar la corrupción y defraudación aduanera. Asegura que no recibió respuesta de parte del Directorio de la SAT.

“Había una estructura en puerto Quetzal que se denunció y que fue desestimada por SAT. Las soluciones de la problemática están a alto nivel”, refirió Méndez. Asegura que en 2013 hubo 13 expedientes para que se investigara a personal por anomalías y no se tuvo ningún resultado.

En cambio, dijo que 2014 de los 41 expedientes con anomalías, 24 tuvieron sanción administrativa, 9 sanción penal, 7 no se sancionaron y 1 sigue en investigación. En el 2015 ya lleva 4 con sanción administrativa y 5 sin sanción.

Al preguntársele contestó que no sabía nada acerca de la investigación que realizaba la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público. Se limitó a decir que “mi función no es la investigación”.

Señaló que no llegó al cargo por la Vicepresidenta Baldetti, sino por recomendación de Carlos Muñoz, extitular de la SAT ahora en prisión sindicado de asociación ilícita por su implicación el caso de defraudación aduanera. Aseguró que nunca le han pedido que haga algo en contra de la ley.

La intendente considera que “problemáticas” hay en todo nivel y en muchas otras instituciones. “Pero si queremos cambios, debemos ser parte de la solución. Al menos yo intenté”, dijo.

Méndez declaró que ya ha solicitado, antes de este escándalo, seguridad para ella porque ha recibido denuncias anónimas de forma electrónica en donde la implican y la quieren hacer responsable de hechos peleados con la ley. “Temo lo que pueda sucederme cuando deje la administración tributaria”, declaró.

Claudia Méndez se reunirá este martes con el directorio de la SAT para analizar la situación, y será el directorio el que decidirá si continúa. Señaló que no será ella la que renuncie, a pesar de los pocos resultados de su gestión de casi dos años.

Acerca de las consecuencias de este escándalo, dijo que sería lamentable pero también comprensible que los contribuyentes dejen de pagar sus impuestos, pero señala que hacerlo es afectar a todo el país.