Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Bernardo Arévalo debe renunciar

Bernardo Arévalo debe renunciar porque ha perdido toda legitimidad pues ha actuado como un tirano déspota, pretende mandar sin atender a la justicia, únicamente a su voluntad, posicionándose por encima de la ley.

.
Warren Orbaugh |
16 de octubre, 2023

Bernardo Arévalo y sus huestes del grupo Semilla exigen la renuncia de la doctora Fiscal General de la República Consuelo Porras.

¿Por qué? No porque no cumpla con sus funciones. No porque no vele por el estricto cumplimiento de las leyes del país. No porque haya dado causa alguna debidamente justificada y establecida que amerite su remoción. No. Es exactamente, por lo contrario. Arévalo y sus huestes exigen al presidente Alejandro Giammattei que remueva a la fiscal precisamente porque ella cumple con su función de manera impecable, apegada a la ley, investigando cuanta denuncia se le hace al MP, como debe ser, preservando así la república – esa organización civil que establece que nadie está por encima de la ley. Piden que la quiten cabalmente porque cumple con sus funciones. Porque vela por el estricto cumplimiento de las leyes del país. Porque no ha dado causa alguna debidamente justificada y establecida que amerite su remoción.

Bernardo Arévalo y sus huestes del grupo Semilla saben muy bien que lo que exigen es ilegal. Saben de sobra que su antigua candidata Thelma Aldana y la CICIG consiguieron que el Congreso de la República pasara una reforma a la ley que blinda a la fiscal general. Como muy bien explicó ella fue porque estas reformas «permiten un Ministerio Público más dinámico, independiente y autónomo. … [antes] el presidente de turno quitaba al fiscal general como quitar a cualquier empleado y no puede ser así. El Ministerio Público debe ser independiente y autónomo para que pueda cumplir a cabalidad con su función.»

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Bernardo Arévalo y sus huestes del grupo Semilla comprenden que le demandan al presidente Alejandro Giammattei que viole la ley – ya luego lo castigarán por eso. Quieren que “de alguna manera” consiga retirar a la Fiscal General doctora Consuelo Porras. Les urge la impunidad. Quieren estar por encima de la ley.

Bernardo Arévalo debe renunciar, porque a diferencia de la Fiscal General doctora Consuelo Porras, él no sólo no ha cumplido con las funciones esperadas del presidente electo sino que las ha violado consistentemente. El presidente debe “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes.” [Constitución Política de la República de Guatemala, Artículo 183. Funciones del Presidente de la República, a)]. Sin embargo Bernardo Arévalo está promoviendo que se viole la ley para beneficiarse él y sus huestes.

El presidente debe “proveer a la defensa y seguridad de la Nación, así como a la conservación del orden público.” [Constitución Política de la República de Guatemala, Artículo 183. Funciones del Presidente de la República, b)]. A pesar de ello Bernardo Arévalo convoca a manifestaciones y bloqueos – que afirma no paran al país – pero que han destruido el orden público al violar los derechos de los guatemaltecos.

Bernardo Arévalo debe renunciar porque ha perdido toda legitimidad pues en la Constitución Política de la República de Guatemala, Artículo 186, “Prohibiciones para optar a los cargos de Presidente o Vicepresidente de la República” dice: No podrán optar al cargo de Presidente o Vicepresidente de la República, en el párrafo a). “El caudillo ni los jefes de un golpe de Estado, revolución armada o movimiento similar, que haya alterado el orden constitucional, ni quienes como consecuencia de tales hechos asuman la Jefatura de Gobierno”. Bernardo Arévalo y sus huestes han sitiado al país impidiendo que las ciudades sean abastecidas con alimentos, combustible, y bienes de todo tipo, entre ellos los furgones con químicos para potabilizar el agua de las plantas que abastecen a parte de la ciudad metropolitana. Como terroristas han tomado la Presa El Tesoro que nutre a la planta de Lo de Coy y el acueducto Xayá-Pixcaya impidiendo el suministro de agua hacia la ciudad de Guatemala afectando a millones de ciudadanos de varias zonas enteras y a los pacientes del Hospital Roosevelt, del Hospital Infantil de Infectología, del UNOP, del DDRISS Central, y de Maternidad Cantonales, perjudicando a aproximadamente a 15000 personas por día. Así mismo sus bloqueos han imposibilitado que lleguen medicinas, médicos, enfermeras y pacientes a los distintos hospitales y centros de salud – ocasionando ya varias muertes. Además, han evitado la recolección de basura incrementando el riesgo de acumulación de desechos bioinfecciosos en el sector salud. Encima de todo, los manifestantes que bloquean carreteras han agredido a pedradas a agentes de la Policía Nacional. Pero como si todo eso fuera poco, han secuestrado a la mayoría de la población impidiéndole movilizarse, ir a su trabajo, abrir sus negocios y fábricas, con el propósito de extorsionar al gobierno, intentando obtener por la fuerza e intimidación que el MP abandone las investigaciones. Se ha valido de todas las tácticas de guerra para intentar imponer su voluntad.

Bernardo Arévalo debe renunciar porque ha perdido toda legitimidad pues les ha hecho la guerra a los guatemaltecos.

Bernardo Arévalo debe renunciar porque ha perdido toda legitimidad pues ha actuado como un tirano déspota, pretende mandar sin atender a la justicia, únicamente a su voluntad, posicionándose por encima de la ley.

Bernardo Arévalo debe renunciar porque ha perdido toda legitimidad ya que, a diferencia de Alfonso Portillo, Álvaro Colom, Otto Pérez Molina, y Jimmy Morales que se sometieron al imperio de la ley, Arévalo pretende destruir el orden constitucional y ponerse por encima de la ley.

Bernardo Arévalo debe renunciar porque ha perdido toda legitimidad al perjudicar más al país que todos los presidentes que le antecedieron juntos pues nos ha hecho perder aproximadamente 745 millones de quetzales por día según informó Canal Antigua basados en datos de la Cámara de Industria.

Bernardo Arévalo debe renunciar porque ha perdido toda legitimidad pues como hiciera en su momento Jorge Serrano Elías, quien intentó romper el orden constitucional y la división e independencia de poderes en el gobierno, Arévalo está tratando de romper el orden constitucional y la división e independencia de poderes en el gobierno. Si el primero perdió su legitimidad como presidente por sus acciones, el segundo igual. Y si al primero se le juzgó y expulsó del país, al segundo lo espera la justicia.

BERNARDO ARÉVALO DEBE RENUNCIAR.

 

El contenido en la sección de Opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la postura o la línea editorial de República.