Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

La contribución de la palma a los ODS

Considero que en estos 5 objetivos detallados acá se puede apreciar mejor acerca del impacto positivo del cultivo de la palma aceitera en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Palma
Juan Marco Alvarez | @jmagreen |
02 de febrero, 2023

Como todo sector económico, el cultivo de la palma aceitera contribuye significativamente al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. De los 17 ODS trazados para el 2030, el sector palmicultor ayuda a promover al menos estos cinco objetivos:

Objetivo #1: Fin de la Pobreza. El aceite de palma ha jugado un papel importante en la reducción de la pobreza rural en los principales países productores, incluyendo a Guatemala. El establecimiento de plantaciones de aceite de palma en áreas rurales y remotas,  como Petén, ha ayudado a elevar los ingresos de la población en esos sitios. Recientes mediciones del Índice de Progreso Social realizadas en varias aldeas del municipio de Sayaxché, Petén, donde la palma representa el 74% del PIB, reflejan mejoras significativas en aspectos sociales, y que no se reflejan en otras aldeas fuera de la zona de influencia de las empresas palmeras. 

Objetivo #2: Hambre Cero. Además de reducir la pobreza y garantizar que las comunidades rurales tengan ingresos para comprar mejores alimentos, el aceite de palma en sí mismo es un ingrediente alimentario clave. Es el aceite vegetal más versátil y eficiente en el mundo, produciendo más por hectárea que cualquier otro cultivo de aceite vegetal comestible como la colza, la soya y el girasol. Está claro que el aceite de palma es un ingrediente alimenticio fundamental para las poblaciones de todo el mundo. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Objetivo #3: Salud y Bienestar. El aceite de palma aporta de manera crucial al desarrollo en zonas rurales. Antes de la llegada de las plantaciones de aceite de palma a muchos de estos sitios, la gente local casi con seguridad recorría largas distancias para tener acceso a servicios de salud. Con las fincas de aceite de palma, se establecen infraestructuras e instalaciones, como clínicas, que brindan a trabajadores y comunidades locales un acceso más fácil a la atención médica. Combinado con mayores ganancias del aceite de palma que les permite obtener una mejor alimentación y nutrición, las comunidades locales disfrutan de un mayor bienestar.

Objetivo #8: Trabajo Decente y Crecimiento Económico. En Guatemala el sector palmicultor, ocupa el sexto lugar en exportaciones a nivel nacional, con más de $400 millones anuales, y representa un poquito más del 1% del PIB del País. Genera casi 30 mil empleos directos y más de 130 mil indirectos. Además de la producción y cosecha del aceite de palma, la industria en Guatemala también ha creado puestos de trabajo en el procesamiento de aceite de palma, investigación y desarrollo, comercio y logística, entre otros.

Objetivo #13: Acción por el Clima. A pesar de las percepciones generalizadas de que el desarrollo del aceite de palma sigue impulsando la mayor destrucción de los bosques tropicales del planeta, la industria asiática del aceite de palma ha reconocido su legado y está respondiendo al desafío de detener la deforestación. En Latino América, la situación es diferente pues la palma no está asociada a la deforestación. Esto incluye a Guatemala, ya que el cultivo se estableció en su gran mayoría en tierras degradadas, incluyendo Petén.  El alto rendimiento por hectárea del aceite de palma también significa que las tierras agrícolas existentes se pueden usar de manera más eficiente; y las plantaciones de aceite de palma almacenan y secuestran carbono, lo que ayuda a mitigar el cambio climático. Según estudios del Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF), la palma puede capturar hasta 15 toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2) por hectárea por año. Guatemala cuenta con al menos una superficie cultivada de palma de 146,573 hectáreas, por lo que el impacto para contribuir a este ODS es muy significativo.   

El sector palmicultor también contribuye a otros ODS como el #6: Agua Limpia y Saneamiento y el #10: Reducción de las Desigualdades, entre otros, pero considero que en estos 5 objetivos detallados acá se puede apreciar mejor acerca del impacto positivo del cultivo de la palma aceitera en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

El Lic. Alvarez es experto en Desarrollo Sostenible.