Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Reconstrucción

.
Juan Francisco Callejas |
30 de enero, 2024

La palabra "reconstruir" está formada con raíces latinas y significa "volver a fabricar algo". Sus componentes léxicos son: el prefijo re- (hacia atrás, reiteración), con- (completamente, globalmente) y struere (juntar, amontonar).

La reconstrucción es la acción y el efecto de reconstruir. Este verbo, a su vez, hace mención a volver a construir, edificar o fabricar. El término puede utilizarse en un sentido físico para nombrar a las tareas concretas de restauración o renovación. Esto quiere decir que, si hay un edificio deteriorado, la reconstrucción incluirá reforzar sus cimientos, volver a pintarlo, etc.

En el caso de Guatemala como país, esta claro que tanto en desarrollo vial – carreteras, caminos y senderos físicos por donde se mueve la economía del país, además del sistema de transporte publico tan básico y necesario, como en infraestructura escolar de primer orden o bien facilidades físicas de acceso a servicios de salud, en primer lugar preventiva y junto a ello el nivel curativo necesario; instalaciones portuarias y aeroportuarias y ya no digamos una red suficiente de infraestructura eléctrica entre otra de las pequeñas expectativas, se hace necesario un plan de Reconstrucción que recupere niveles alcanzados antes, pero que igualmente conecte al país con su futuro en todo sentido.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER
¿Cuál es el plan Señor Presidente?, ¿Cuáles son las maravillosas innovaciones que tendremos en el desarrollo de la reconstrucción de nuestra red vial de los caminos de acceso a los mercados de los millones de emprendedores campesinos que necesitan tener un mejor valor agregado para su producción?.

¿Con que ideas van a sorprendernos para superar, mejorar y alcanzar el futuro de las necesidades de energía eléctrica para la instalación de las famosas empresas que el nearshoring, tan cacaraqueado por nuestros hombres de negocio, estará gestionándose para abrir operaciones en Guatemala?

¿De qué forma vamos a terminar de corregir los errores que la corrupción de un sonado gobierno género en concesiones hoy no muy claras de las operaciones en Puerto Quetzal y de qué forma vamos a conectar nuestro acceso a los dos océanos?.

¿Dónde está el diseño de los centros modelos de escuelas e institutos públicos y hasta tecnológicos que supone deberá iniciar a construir esta administración para atender una de las más ingentes necesidades de nuestros millones de niños y niñas, tanto para los que gozan de un nivel básicos de capacidades físicas – población sin discapacidad física o mental - como de aquellos que lamentablemente y en buena medida por razones de desnutrición, nacen con incapacidades prevenibles. Entre 10 y 15 de la población en Guatemala, según los estudios, tienen alguna discapacidad física o mental.

¿Cuándo y cómo vamos a negociar con los empresarios privados propietarios de las telefónicos y vendidas por el Estado en una forma por demás delincuencial, pero que ahora necesitamos como país señal de banda ancha sin costo para nuestro Sistema Escolar a nivel nacional?

En fin Señor Presidente y Señor Ministro y Viceministros y directores de esta importante rama de las necesidades urgentes de Reconstrucción física, yo hoy estamos a quince días de haber asumido y sinceramente no alcanzamos a ver muy claro. Si se tenía un plan,

fuera de enunciados bonitos, al menos digan de qué forma y cuando iniciaremos la reconstrucción. Les recuerdo que viene el invierno y la casa – esta Guatemala bella y hermosa - está en ruinas.

El tema se pone más complejo y no dudo cuesta arriba, pero usted lo sabía Señor Presidente, porque el asunto de la reconstrucción no solamente pasa por la parte física del país, la cual se resuelve bastante fácil con dinero local – impuestos -, donaciones y/o crédito internacional y ayuda internacional, además de potenciales y seguramente beneficiosas si se negocia y trabaja sin corrupción, inversiones privadas internacionales.

La reconstrucción de lo no tangible

La parte difícil es sin duda la reconstrucción de lo no tangible: en este caso, está vinculada a recuperar un valor o algo que no es material y que, por los motivos de todos conocidos – corrupción, impunidad e incapacidad -, se ha perdido. En este sentido, es habitual que se hable de la reconstrucción del tejido social – confianza y credibilidad mutua - o de la moral y un marco general de confianza que solamente puede generar un verdadero Estado de Derecho.

“ Por Estado de Derecho, nos referimos al principio de gobernanza por el que todas las personas, instituciones y entidades, públicas y privadas, incluido el propio Estado, están sometidas a leyes que se promulgan públicamente y se hacen cumplir por igual y se aplican con independencia, además de ser compatibles con las normas y los principios internacionales de derechos humanos. Las instituciones políticas regidas por dicho principio garantizan en su ejercicio la primacía e igualdad ante la ley, así como la separación de poderes, la participación social en la adopción de decisiones, la legalidad, no arbitrariedad y la transparencia procesal y legal”

Y si a todo lo anterior le adherimos un código de moralidad y ética fundamentados en las bases sustantivas del judeo cristianismo, tendríamos un desarrollo sostenible y sustentable.

Termina Enero e inicia febrero Señor Presidente. ¿Hacia dónde vamos? O es que vamos a seguir entreteniendo la nigua – como dicen los abuelos – con las bizantinas discusiones de si la Fiscal General o no, o si semilla es partido político o no, o si y un largo etcétera…