19° GUATEMALA
15/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Conozca al izquierdista moderado que podría suceder a Merkel como próximo canciller de Alemania

Redacción República
30 de septiembre, 2021

Mientras cuatro partidos se enredan para formar un gobierno después de las ajustadas elecciones del domingo, Olaf Scholz parece ser el mejor posicionado para liderar el país

Un político que construyó su popularidad sobre la base de su respuesta al Covid-19 y se autodenominó como el verdadero heredero de la canciller alemana Angela Merkel, ahora está en la mejor posición para sucederla como líder de la economía más grande de Europa después de obtener una estrecha victoria en las elecciones del domingo.

El Partido Socialdemócrata de Olaf Scholz ganó una pequeña mayoría sobre los conservadores de Merkel. Pero con solo una cuarta parte de los votos, también es el primer político destacado en la historia de posguerra del país que necesita el apoyo de tres partidos para construir una mayoría estable en el parlamento.

Europa lucha para evitar la repetición de la crisis migratoria a medida que se relocaliza a los afganos

Además de la complejidad de las negociaciones a tres bandas, los conservadores de Merkel han dicho que ellos también cortejarían a los posibles socios de Scholz —los demócratas libres promercado y los verdes— con miras a formar un gobierno.

“Los ciudadanos quieren un cambio de gobierno y quieren que lideremos el gobierno de Alemania”, dijo Scholz a los periodistas el lunes. Según las reglas no escritas de la política alemana, el ganador de las elecciones tiene la primera oportunidad de intentar formar una coalición, pero no tiene garantía de convertirse en canciller si el esfuerzo fracasa.

El lunes, Scholz dijo que un gobierno bajo su liderazgo serviría a los intereses de los trabajadores y se centraría en la lucha contra el cambio climático provocado por el hombre. Al señalar la continuidad en la política exterior, dijo que trabajaría por una Unión Europea más unida y, como Merkel, se abstendría de alinearse demasiado estrechamente con Estados Unidos.

Lo que nos enseñan los Super Bowls sobre el capitalismo

“Habrá muchos países poderosos, y no solo Estados Unidos, China y Rusia, que serán relevantes en el mundo”, dijo en respuesta a una pregunta sobre su postura en política exterior.

Scholz, el ministro de finanzas del gobierno saliente de Merkel, es un veterano de la política alemana. El hombre de 63 años es oriundo de Hamburgo, el próspero centro comercial y ciudad-estado del norte de Alemania, donde también se desempeñó como alcalde.

Si bien su SPD se ha movido a la izquierda en los últimos años, Scholz es moderado. A principios de la década de 2000, estaba cerca del ala empresarial ahora marginada del partido liderada por el entonces canciller Gerhard Schröder.

Su moderación podría facilitarle la tarea de liderar una coalición que abarque a Verdes de centroizquierda y libremarketing. Pero también podría complicar las negociaciones para llegar allí. Si bien es el socialdemócrata más popular de Alemania y lideró la candidatura de su partido en las elecciones, perdió una batalla por la presidencia del SPD frente al ala izquierda del partido en 2019.

Esto le dará a los líderes más radicales del partido un asiento poderoso en la mesa cuando Scholz negocie para formar un gobierno y podría limitar su margen de maniobra para hacer concesiones.

Después de la derrota de su liderazgo, Scholz estuvo a punto de ser cancelado, pero su estrella volvió a subir durante la pandemia a medida que desarrollaba la respuesta económica de Alemania, incluido un estímulo masivo que ayudó al país a emerger como una de las economías menos afectadas de Europa.

A medida que sus propios índices de audiencia subían mientras que los del SPD languidecían, la dirección de izquierda del partido accedió a permitirle liderar su candidatura electoral. Durante la campaña, utilizó el reconocimiento de su nombre, la cercanía con el canciller y un mensaje de continuidad para presentarse como el verdadero heredero de la muy popular Merkel.

Incluso convirtió su falta de humor y su tono rígido (una vez dijo que se postulaba para el puesto de canciller, no de director de circo) en una ventaja al invitar a comparaciones con Merkel y su legendaria falta de carisma.

Durante la campaña, que coincidió con inundaciones devastadoras, Scholz primero cerró la brecha con los conservadores inicialmente más populares y luego gradualmente construyó una pequeña ventaja que condujo a la estrecha victoria del domingo. La propia circunscripción de Merkel, que ocupó durante más de 30 años, pero donde no se postuló este año, quedó a manos de una novata del SPD de 27 años.

Scholz perfeccionó sus habilidades para generar consenso en dos gabinetes Merkel. Primero se desempeñó como ministro de Asuntos Sociales bajo la rectoría durante la crisis financiera de 2007-09. Cuando el comercio internacional se congeló y el producto interno bruto de Alemania se desplomó, Scholz jugó un papel decisivo en la elaboración de un plan para subsidiar empresas para mantener a los trabajadores inactivos en sus nóminas.

La estrategia fue clave para permitir a los exportadores alemanes aumentar la producción rápidamente una vez que los pedidos se recuperaron y los economistas la consideran un éxito. También fue una inspiración central para esquemas similares adoptados en Occidente para proteger empleos en los primeros meses de la pandemia Covid-19.

Tenía un historial más accidentado en su trabajo actual como ministro de Finanzas.

Si bien recibió elogios de los economistas por su papel durante la pandemia, ha sido criticado por la incapacidad del gobierno de anticipar el escándalo Wirecard. El colapso de la empresa en 2019 fue uno de los fraudes corporativos más grandes de Europa, que costó a los inversores decenas de miles de millones de euros.

BaFin, el regulador de valores que no actuó en Wirecard a pesar de años de informes de los medios sobre presuntas actividades delictivas en la empresa, estaba bajo la supervisión de su ministerio. Incluso después de que estalló el escándalo, Scholz tardó meses en impulsar un cambio en la dirección de la agencia.

Como ministro de Finanzas, Scholz también presionó sin éxito para una fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank.

Para los votantes, sin embargo, estos reveses tuvieron poco peso. A pesar de su estrecha victoria, Scholz tiene ahora una verdadera posibilidad de convertirse en el primer canciller socialdemócrata de Alemania en más de 16 años.

– Bertrand Benoit contribuyó a este artículo.

Escriba a Bojan Pancevski a bojan.pancevski@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República 

SÍGUENOS EN
Suscribete a la cobertura Premium de noticias.