22° GUATEMALA
25/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Historias Urbanas | Déjenlos pasar

Invitado
19 de septiembre, 2021

Déjenlos pasar. Esta es la historia urbana de José Vicente Solórzano Aguilar.

Casi todos tenemos familiares que se arriesgaron a irse de ilegales para Estados Unidos. Ahora pueden avisarnos por dónde andan con ayuda de los teléfonos celulares; antes demoraban meses para enterarnos si tuvieron éxito en su empresa, cayeron en manos de la migra estadounidense, los prensó la policía judicial mexicana, o sucumbieron a la travesía del desierto.

Alguna que otra llamada entraba por cobrar al único teléfono disponible en la cuadra para avisarnos que estaban bien, gracias a Dios, o darnos la mala noticia de que no se les había vuelto a ver desde que la border patrol los correteó apenas alcanzaron la otra orilla del río Bravo.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

En estos días nos encontramos con las noticias de los grupos de hondureños, cubanos y haitianos detenidos en carreteras de la costa sur y el oriente del país junto a personas procedentes de Nepal, Uzbekistán, Bangladés y demás naciones de las que tuvimos noticia de su existencia gracias al Almanaque Mundial.

Policías y funcionarios de migración se apresuran a cumplir con su deber, desoyen las súplicas de los detenidos, toman nota de sus nombres lo mejor que pueden y los mandan de regreso por donde entraron.

Nadie puede quedarse indiferente ante el terror impuesto por las pandillas en Honduras, las carencias materiales que afligen a Cuba y las calamidades que asuelan a Haití desde que los esclavos negros sublevados contra sus amos franceses proclamaron su independencia en 1804.

Pero obedecen a los mandatos y las órdenes enviadas desde el alto mando de los Estados Unidos para contener la migración. Aún aletean los acuerdos del tercer país seguro impuestos por Donald J. Trump y se apresuran a hacerles caso para demostrar que son eficientes. Y ya sabemos, los gringos están alarmados al constatar que hay menos blanquitos y más morenitos entre sus habitantes.

Aunque los desesperen al obligarlos a no moverse más allá de Tapachula, el tren de carga conocido como La Bestia se trague a unos cuantos y dispersen sus caravanas a golpes de bastón, los migrantes persisten.

Su brújula marca hacia el norte y hacia el norte van. Atrás dejaron las selvas del Darién, los largos recorridos a pie o en autobús, los asaltos, las violaciones, el despojo de los pocos bienes que llevan consigo. No sufrieron todas esas penalidades por gusto y no renunciarán ante la cercanía de la meta.

Casi todos tenemos a un ascendiente lejano o cercano que se mudó de su pueblo o de su país, buscó dónde hacer su vida, logró que dejaran de verlo como «el forastero» y fundó nuestra estirpe. En nombre de ese antepasado que se atrevió a salir de su lugar de origen, les pido: «déjenlos pasar».

Nada les cuesta. La vida da sus vueltas: puede que la autoridad de ayer se vea obligada a agarrar camino hoy. Entonces sabrán lo que es salir de casa con lo poco que se lleva puesto y respirar hondo para enfrentarse a la persecución y los asaltos con tal de mejorar de vida.

Te sugerimos leer:

Vacuna recibida

Marlon Francisco: “Más que urgencia por publicar algo nuevo, tengo urgencia por vivir algo nuevo, para luego escribir”

Acerca de Masters of the Universe: Revelaciones

Combatiente a solas

Jorge Godínez: “Aquí ni siquiera es pan y circo, yo diría que es fut y guaro”

Nueva voz a la vista

Árboles en bolsa



SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER