Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Prospectiva de relaciones exteriores (VI): el problema de Nicaragua para la relación de Guatemala con EE. UU.

Ilustración por Gabo®
Rafael Párraga
29 de noviembre, 2023

La migración irregular es la obsesión de EE. UU., una crisis creciente donde actores como Nicaragua han entrado al mapa y que pueden complicar la relación del gobierno de Bernardo Arévalo con el de aquel país. 

 

Panorama general. La crisis migratoria se ha vuelto el punto principal de la campaña electoral de cara al 2024 y será, si no surge otra crisis peor, el punto de pivote que decidirá al próximo presidente estadounidense. Centroamérica puede ser la solución o el agravante para EE. UU. y Guatemala el punto geográficamente más importante en este entramado.  
 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • Guatemala es la frontera sur de Norteamérica y por ello, la atención de los últimos gobiernos estadounidenses se ha centrado en este país y sus vecinos: El Salvador y Honduras; lo que en Washington han denominado “triángulo norte”. 
     

  • No obstante, el flujo migratorio hacia EE. UU. ha incrementado desde la pandemia del covid-19, no solo en América, sino también desde África, Asia y el Caribe, utilizando Centroamérica como punto de conexión entre el continente americano y el exterior.  
     

  • El Salvador y, en mayor medida, Nicaragua se han vuelto paradas vitales para migrantes que vienen desde todo el mundo con el fin de llegar a EE. UU. 

 

Entre líneas. Daniel Ortega ha encontrado un negocio lucrativo, beneficiado por la ubicación geográfica de su feudo y la desesperación de encontrar una ruta más segura hacia el sueño americano. La dictadura facilita el transporte para migrantes –principalmente, haitianos, cubanos y africanos– que ingresan a Nicaragua en vuelos privados para evitar el peligroso tapón de la selva del Darién. Al llegar, no se les sella el pasaporte, ni se entregan recibos, sino que se paga una cuota personal de US$150 en efectivo a las autoridades.  
 

  • Solamente en 2023, unos 150 mil migrantes entraron por tierra y otros 300 mil por el aeropuerto de Managua con destino a EE. UU. en caravanas migratorias. Esto estima un negocio de unos US$ 67 millones 500 mil para el régimen solo en este año. 
     

  • Durante tres días de octubre, se registraron hasta 36 vuelos chárter provenientes de Haití, que ingresaron a Managua y existe una intensa campaña en redes sociales para promocionar vuelos accesibles desde África a Nicaragua para quienes buscan evitar el Darién.  
     

  • La colaboración de las dictaduras de Cuba y Venezuela son fundamentales para el negocio. Cuba es el proveedor de migrantes, que a través de aerolíneas venezolanas completa la triangulación para ponerles en Centroamérica, en una ruta más segura a la frontera sur de EE. UU. 
     

En el radar. Las “ciudades santuario”, como Nueva York, no dan abasto física y económicamente para albergar un flujo de migrantes tan fuerte. La abundancia de migrantes viviendo en las calles sin empleo y la epidemia de consumo de fentanilo proveniente de México, ha puesto el tema migratorio como el principal punto de las campañas de los precandidatos republicanos, incluyendo al puntero en las encuestas: Donald Trump.   
 

  • El gobierno de Biden –candidato demócrata para 2024– sabe que la crisis migratoria es un tema prioritario de resolver, a pesar de no expresarlo abiertamente para evitar el escarnio público.  
     

  • Ya sea que el próximo gobierno sea republicano o demócrata, mitigar la migración irregular va a ser el punto primordial en la agenda de relaciones exteriores de EE. UU. con respecto a Latinoamérica. 

 

Por qué importa. El gobierno de Arévalo, lejos de contemplar soluciones a la crisis migratoria, tiene un alto interés por formalizar la situación de los migrantes en EE. UU. para redituar al máximo el enorme aporte de las remesas a la economía nacional. Para EE. UU., mitigar la crisis migratoria y mantener su hegemonía geopolítica con respecto a China son las únicas prioridades con Centroamérica. Los intereses de EE. UU. y los del gobierno de Arévalo parecen divergir en cuanto al tema migratorio.  
 

  • El presidente electo tendrá una importante tensión con el gobierno estadounidense; la cordialidad en la relación dependerá de la firmeza que ofrezca Guatemala para evitar el tránsito de migrantes que provienen del sur.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA