23° GUATEMALA
01/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Cuánto petróleo importa Estados Unidos de Rusia y por qué Biden lo prohibió?

Hasta hace poco, EE. UU. había recurrido al crudo ruso para atender mercados costeros más aislados y mantener las refinerías funcionando a niveles óptimos

13 de marzo, 2022

El auge del fracking convirtió a Estados Unidos en el mayor productor de petróleo del mundo hace unos años, pero hasta hace poco Estados Unidos seguía importando millones de barriles cada día de otras partes del mundo, incluida Rusia.

A raíz de la invasión rusa de Ucrania, la administración Biden está prohibiendo las importaciones de petróleo ruso a los EE.UU. Esperando una respuesta ampliada de los gobiernos occidentales a la agresión de Vladimir Putin, las refinerías ya se han negado a comprar petróleo ruso y los bancos se niegan a financiar los envíos de productos básicos rusos, según comerciantes, ejecutivos petroleros y banqueros.

La situación ha llevado a la Casa Blanca a intensificar los llamados a las naciones ricas en petróleo en el Medio Oriente, países bajo sanciones de EE.UU. como Venezuela y empresas del sector privado occidental para ayudar a llenar el vacío aumentando la producción de petróleo. Pero no está claro si esos esfuerzos producirán resultados significativos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

A continuación, se muestra por qué Estados Unidos seguía importando crudo ruso y hacia dónde se dirigía.

¿Cuánto petróleo había importado Estados Unidos de Rusia?

Estados Unidos todavía consume mucho más petróleo del que extraen las empresas a nivel nacional, lo que requiere que importe algunos suministros. Pero depende menos del petróleo de Rusia que Europa y toma solo una pequeña porción de su crudo importado de Rusia.

Estados Unidos obtiene la mayor parte de sus importaciones de crudo de Canadá, México y Arabia Saudita. Los países más pequeños de América Latina y África occidental también suelen enviar más crudo a EE.UU. del que Rusia había estado enviando.

Alrededor del 8% de las importaciones estadounidenses de petróleo y productos refinados, o alrededor de 672.000 barriles por día, provinieron de Rusia el año pasado, dijo Andy Lipow, presidente de Lipow Oil Associates LLC en Houston, citando cifras de la Administración de Información de Energía. Dejando de lado los productos refinados, el petróleo ruso solo representó aproximadamente el 3% de las importaciones del país, unos 200.000 barriles por día.

A mediados de 2021, las importaciones estadounidenses de crudo ruso alcanzaron los niveles más altos en aproximadamente una década y habían tenido una tendencia al alza en los últimos años, según muestran los datos de la EIA. Pero el crudo ruso nunca ha representado una gran parte del sistema de suministro de petróleo de EE.UU., dijo Lipow.

Si EE. UU. exporta millones de barriles al día desde la costa del Golfo, ¿por qué importaba petróleo ruso?

La Ley Jones, aprobada hace un siglo, ha limitado efectivamente el tamaño de las embarcaciones que pueden transportar mercancías entre los puertos de EE. UU. Eso ha dejado a los compradores de petróleo en la Costa Oeste y la Costa Este efectivamente incapaces de enviar suministros fuera de la Costa del Golfo.

La Costa del Golfo, donde las compañías petroleras enviaron alrededor de 3 millones de barriles por día en diciembre, está conectada por oleoductos a la cuenca Pérmica del oeste de Texas y Nuevo México y Cushing, Oklahoma, el centro de almacenamiento de petróleo de la nación.

No es rentable para las empresas enviar petróleo desde esa región a las costas este y oeste de EE. UU. en barcos tan pequeños, por lo que las refinerías a lo largo de esas costas, que carecen de conexiones de oleoductos desde el Pérmico y Cushing, en su mayoría lo importan del extranjero.

¿Por qué las refinerías estadounidenses necesitan diferentes variedades de crudo?

Estados Unidos estaba comprando petróleo ruso en parte para alimentar refinerías que necesitan diferentes grados de crudo con un mayor contenido de azufre para producir combustible a máxima capacidad. Las refinerías de EE. UU. se diseñaron hace décadas para usar grados de crudo más pesados, a menudo con niveles más altos de azufre, cuando los suministros nacionales eran más bajos.

En los últimos años, el crudo ruso ha llenado parte del vacío en el mundo dejado por las sanciones a Venezuela e Irán, que paralizaron el flujo de ese tipo y tipos similares de petróleo de esos dos países a las refinerías en la Costa del Golfo y en otros lugares, dijo Lipow.

¿A dónde iba el petróleo de Rusia en los Estados Unidos?

Aproximadamente la mitad del petróleo que Estados Unidos había estado importando de Rusia se dirigía a la costa oeste, donde las refinerías reciben entregas de crudo del extranjero en gran parte porque no están conectadas por oleoductos a la Cuenca Pérmica, el yacimiento petrolífero más grande de Estados Unidos. Las refinerías de la costa oeste habían estado tomando crudo ruso que se envía desde el puerto de Kozmino en el lado este del país en el Océano Pacífico.

Otra cuarta parte de ese petróleo, aproximadamente 50.000 barriles por día, se dirigía a la costa este, donde las refinerías tampoco están conectadas por oleoductos a las principales fuentes actuales de producción de petróleo de EE. UU. La cuarta parte restante a menudo terminaba en la Costa del Golfo, donde el grado de crudo de los Urales de Rusia, que tiene un nivel más alto de azufre que la mayoría del crudo producido en los EE. UU., se considera rentable para su uso en refinerías diseñadas para ejecutar los llamados grados ácidos. de aceite.

¿Qué podría pasar si EE. UU. y otros países reducen el flujo de crudo ruso?

Las medidas para obstaculizar el flujo de crudo ruso habían sido interpretadas por el mercado petrolero como otro golpe a los suministros globales ya ajustados, lo que podría aumentar aún más los costos para los consumidores. Estados Unidos y otras naciones importantes consumidoras de petróleo dijeron que liberarían 60 millones de barriles de reservas de emergencia para impulsar los suministros mundiales. Aún así, los precios del petróleo y la gasolina se han mantenido altos por las preocupaciones sobre la escasez de suministros.

Aunque habían tenido una tendencia a la baja durante parte de la semana, los precios del petróleo de EE. UU. se mantuvieron por encima de los 105 dólares el barril el 11 de marzo, después de que se rompieran las conversaciones para reactivar un acuerdo nuclear con Irán, lo que puso fin al menos temporalmente a la perspectiva de un pacto que podría conducir a más los suministros de crudo llegan a los mercados mundiales.

Algunas refinerías ya se habían negado a comprar petróleo ruso debido al riesgo de que pudieran verse atrapadas por sanciones, ya que la guerra desencadenó un reordenamiento de los flujos de petróleo del mundo. Los participantes del mercado global estaban comenzando a contemplar la pregunta antes impensable de cómo se las arreglarían sin los suministros de petróleo ruso.

Escriba a Collin Eaton a collin.eaton@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

 

SÍGUENOS EN