20° GUATEMALA
27/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Más migrantes llegan a Florida por mar desde Cuba y Haití

Once presuntos inmigrantes murieron frente a Puerto Rico después de que su embarcación volcara tomando una ruta peligrosa, pero cada vez más común, para ingresar ilegalmente a los EE. UU

20 de mayo, 2022

Comandante Steve Drauszewski y el teniente Jay Power despegaron de la Estación Aérea de Miami de la Guardia Costera un sábado reciente armados con inteligencia sobre botes y balsas cargados de migrantes con destino a los Estados Unidos.

Menos de una hora después, vieron un bote hecho en casa que transportaba a una docena de personas y propulsado por un pequeño motor fuera de borda.

“Es probable que sea un barco de Cuba y definitivamente un barco migrante porque no debería haber nada pescando tan lejos”, dijo el suboficial Kevin Roberts, un técnico de aviónica también a bordo del vuelo que estaba monitoreando los mares debajo con una cámara y un radar. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Fue el primero de cuatro barcos que encontrarían ese día y se referirían a un barco de la Guardia Costera que patrullaba el área en medio de una nueva oleada de personas de Cuba y Haití que intentaban ingresar ilegalmente a los EE. UU. por mar.

Funcionarios de la Guardia Costera han interceptado a más de 7100 personas de Haití y Cuba que intentaban llegar a los EE. UU. en botes en el Estrecho de Florida desde el comienzo del año fiscal del gobierno en octubre. Entre 2018 y 2021, un total de unas 5.000 personas fueron interceptadas en botes y balsas que se dirigían a EE. UU. desde ambos países.

Un poco más de 1.200 inmigrantes haitianos y 700 de Cuba han tocado tierra con éxito en Florida y Puerto Rico desde el 1 de octubre.

El aumento de personas que intentan cruzar por mar ha provocado más muertes. Desde octubre, se han confirmado cinco muertes de migrantes, mientras que 135 personas se presumen muertas en múltiples incidentes, según la Guardia Costera.

El jueves, una embarcación que transportaba a decenas de presuntos migrantes, en su mayoría de Haití, zozobró frente a las costas de Puerto Rico. Funcionarios de la Guardia Costera dijeron que 11 personas murieron y 38 fueron rescatadas.

El año pasado, la Guardia Costera registró 17 muertes en el mar.

“El viaje puede ser tan impredecible y peligroso que no sabemos cuántas personas pueden haber muerto en el mar”, dijo la suboficial Nicole Groll, vocera de la Guardia Costera en Miami.

El Estrecho de Florida, que incluye el estrecho canal de agua entre los Cayos de Florida y Cuba, ha servido como ruta para los migrantes durante décadas. El número de aquellos que intentan cruzar reflujos y flujos basados ​​en las condiciones políticas y sociales en Haití y Cuba. Funcionarios estadounidenses dijeron que han visto a migrantes hacerse a la mar en casi cualquier cosa que flote, desde botes totalmente motorizados hasta balsas hechas a mano y cámaras de aire.

La Guardia Costera, junto con las autoridades de otras agencias del Departamento de Seguridad Nacional, han aumentado las patrullas aéreas y de superficie en los últimos meses en el Estrecho de Florida, el Paso de los Vientos cerca de Haití y el Paso de Mona cerca de Puerto Rico, dijeron las autoridades.

Investigadores y abogados de inmigración dijeron que el aumento reciente en los cruces probablemente se deba a una combinación de factores, incluida la inestabilidad política en ambos países, la pandemia de covid-19 y políticas cada vez más restrictivas para rechazar rápidamente a muchas personas que intentan ingresar ilegalmente a los EE. UU. por tierra desde México.

El asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse el año pasado creó un vacío de poder en la empobrecida nación y desencadenó un período marcado por el aumento de los secuestros y la violencia de las pandillas.

Mientras tanto, Cuba lucha por recuperarse de un colapso económico provocado por la pandemia mientras su gobierno continúa atacando a los disidentes políticos, incluidas las personas que participaron en las protestas nacionales del verano pasado.

“La crisis en la isla es muy real y está empeorando”, dijo Mariakarla Nodarse Venancio, subdirectora para Cuba de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, un grupo de defensa de los derechos humanos. “Hay una sensación de desesperación”.

El crecimiento en los intentos de llegar a los EE. UU. por mar refleja un aumento en los cruces de inmigrantes cubanos y haitianos en la frontera entre EE. UU. y México en el último año. Desde octubre, unos 95.000 inmigrantes cubanos y haitianos han cruzado ilegalmente la frontera con México. Durante el mismo período hace un año, alrededor de 23,000 de estos inmigrantes fueron atrapados cruzando la frontera ilegalmente, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.

Los migrantes atrapados en el mar generalmente son devueltos a su país de origen en aproximadamente una semana, según la Guardia Costera.

Aquellos que llegan a tierra enfrentan diferentes resultados.

A casi todos los cubanos que llegan a los EE. UU., ya sea por mar o desde México, se les ha permitido permanecer en los EE. UU. mientras sus casos de inmigración son procesados ​​por jueces federales de inmigración, porque el gobierno cubano generalmente no los acepta de regreso.

Los haitianos, por el contrario, en gran parte han sido enviados de regreso a la isla bajo una ley de salud pública conocida en el Título 42, implementada al comienzo de la pandemia. Después de que unos 16,000 haitianos cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México en septiembre pasado, Estados Unidos comenzó a llevar a esos migrantes de regreso a la isla.

Una encuesta realizada por la Agencia Internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas encontró que hasta el 84% de los migrantes que regresaron a Haití entre septiembre y diciembre tenían la intención de irse nuevamente.

El capitán Benjamin Golightly, jefe de respuesta del Distrito 7 de la Guardia Costera en Miami, dijo que el flujo de migrantes en el mar ahora está eclipsando los promedios anuales de los últimos 10 años. Dijo que las tripulaciones tienden a detectar más balsas y botes con unas pocas o más de una docena de personas a bordo desde Cuba. Los barcos de Haití pueden transportar 100 o más migrantes, dijo el capitán  

El teniente comodoro Drauszewski y su tripulación suelen dar vueltas sobre botes o balsas de migrantes mientras esperan que llegue un barco del gobierno y los intercepte. La semana pasada, encontraron uno con tres hombres que parecía una estantería flotante de madera con una vela casera. 

“Parece que esa cosa se está preparando para hundirse”, dijo el teniente comodoro Drauszewski, mientras su tripulación se preparaba para desplegar ayuda de emergencia si fuera necesario.

Los tres hombres en la balsa finalmente fueron llevados a bordo del patrullero de la Guardia Costera Paul Clark, varias horas después de ser vistos por primera vez.

Escriba a Alicia A. Caldwell a Alicia.Caldwell@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR