18° GUATEMALA
05/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Número récord de migrantes arrestados en la frontera sur, con un total anual de dos millones a la vista

Los agentes de la Patrulla Fronteriza han realizado alrededor de 1,82 millones de arrestos en la frontera sur en lo que va del año fiscal del gobierno, que finaliza el 30 de septiembre

19 de agosto, 2022
Migrantes arrestados en la frontera sur.

Un número récord de migrantes están siendo arrestados mientras cruzan la frontera sur de los Estados Unidos con México, un aumento sostenido de hombres solteros y familias de toda América Latina que buscan asilo o trabajo, según nuevas cifras el lunes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza han realizado alrededor de 1,82 millones de arrestos en la frontera sur en lo que va del año fiscal del gobierno, que se extiende desde octubre hasta finales de septiembre. El número supera el récord establecido el año fiscal pasado, que fue de 1,66 millones de detenciones en el año que finalizó en septiembre de 2021.

Con aproximadamente dos meses restantes en el año fiscal de la agencia, se espera que los arrestos de todo el año superen la marca de los dos millones por primera vez, dijeron los analistas.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

“Estamos deteniendo a personas de izquierda a derecha”, dijo el agente de la Patrulla Fronteriza Jesús Vasalvilbaso, mientras inspeccionaba una sección de la cerca fronteriza en el centro de Nogales, Arizona, un día reciente.

El aumento se produce en medio de una creciente tensión política entre la administración Biden y los estados liderados por republicanos, que han presentado demandas que bloquean los esfuerzos del gobierno federal para levantar los programas de inmigración de la era Trump.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha hecho de la represión de la inmigración ilegal la piedra angular de su campaña para un tercer mandato, transportando a miles de solicitantes de asilo a Washington, D.C. y a la ciudad de Nueva York. Desplegó a la Guardia Nacional en la frontera y ordenó inspecciones ampliadas de los remolques de camiones que cruzan desde México, una medida que interrumpió el comercio transfronterizo durante días en abril.

Parte de la explicación de los números históricos es la oferta y la demanda. La pandemia golpeó a las economías de América Latina con más fuerza que a cualquier otra región del mundo, dejando sin trabajo a millones de personas y creando una oferta mucho mayor de mano de obra de bajos salarios en busca de empleo. Al mismo tiempo, la economía de los EE. UU. se recuperó rápidamente, creando una fuerte demanda de los tipos de trabajos mal pagados que normalmente toman los inmigrantes. Los contrabandistas también les dijeron a los migrantes que las políticas de inmigración del presidente Biden serían más indulgentes, una idea que se consolidó una vez que se corrió la voz a través de los chats de WhatsApp y las publicaciones de Facebook de que al menos algunas personas que habían intentado llegar a los EE. UU. podían quedarse.

Sin embargo, otro factor detrás del aumento es más sorprendente: una política estadounidense destinada a disuadir la migración, pero que parece haber fracasado. Al comienzo de la pandemia, la administración Trump implementó una ley de salud poco conocida de la década de 1940 llamada Título 42 que le permitió expulsar rápidamente a cualquier migrante en la frontera con el argumento de que podría traer Covid-19 a los EE. UU. La administración Biden recientemente intentó poner fin a la política, pero fue bloqueada por un tribunal federal.

Inicialmente, los funcionarios de la administración Trump pensaron que el Título 42 suprimiría los cruces fronterizos porque niega a los migrantes la oportunidad de solicitar asilo, el primer paso en un proceso que les permite permanecer en el país mientras tramitan su solicitud. En ese momento, la mayoría de los cruces fronterizos ilegales los hacían familias centroamericanas haciendo precisamente eso.

Pero según la ley, no hay penalización por cruces repetidos: los migrantes simplemente son detenidos y enviados de regreso al otro lado de la frontera. Las cifras de la Patrulla Fronteriza estiman que uno de cada cuatro migrantes ha intentado ingresar a los EE. UU. más de una vez en los últimos 12 meses porque no enfrentarán prisión por ingresar repetidamente, como lo harían bajo la ley de inmigración normal de los EE. UU.

Últimamente, alrededor del 70% de los cruces ilegales son realizados por adultos solteros en busca de trabajo, para quienes la política es una ventaja, en comparación con aproximadamente uno de cada cuatro durante los anteriores aumentos fronterizos durante la última década.

“Nunca habíamos visto números como este, y el Título 42 está en plena vigencia”, dijo Adam Isacson, experto en seguridad fronteriza de WOLA, un grupo de defensa de los derechos humanos con sede en Washington. Es probable que las cifras se mantengan altas durante algún tiempo si se implementa el Título 42, agregó.

Rafael Ruiz, un mexicano de 54 años, dijo que ya intentó cruzar la frontera tres veces y promete seguir intentándolo. “No me rendiré. No tengo nada aquí” en México, dijo.

Él y un grupo de compañeros migrantes fueron detenidos recientemente por agentes de la Patrulla Fronteriza cerca de Dulzura, California. El grupo había cruzado la frontera desde Tecate, Baja California, y caminó unas 15 millas durante tres días a través de colinas empinadas y caminos angostos.

“Al final nos desesperamos porque nos quedamos sin agua”, dijo Ruiz. Fue casi al final de su viaje que la Patrulla Fronteriza los vio. Eduardo Ramírez, uno de sus acompañantes, dijo que le comentó a uno de los agentes de la Patrulla Fronteriza: “Solo queremos trabajar, no estamos buscando ayuda del gobierno”.

De vuelta en Tijuana, el grupo ahora estaba planeando su próximo cruce estudiando los mapas de Google en la puerta de la Primera Embajada de Migrantes, un refugio frente a la icónica playa de Tijuana, donde la alta valla fronteriza retrocede hacia el Océano Pacífico.

El jefe de la Patrulla Fronteriza, Raúl Ortiz, dijo que a sus agentes les gusta el Título 42 porque ha hecho que el procesamiento de inmigrantes sea más rápido. Pero dijo que está demostrando ser menos útil ante los cruces repetidos y el aumento de inmigrantes que no pueden ser deportados usando el Título 42.

“Reconozco que se está volviendo menos una herramienta”, dijo.

La Patrulla Fronteriza está iniciando una nueva iniciativa para encarcelar a algunos adultos solteros que normalmente serían deportados bajo el Título 42 para disuadir a las personas que intentan nuevamente, agregó Ortiz.

Si bien los mexicanos y los centroamericanos continúan siendo los dos grupos más grandes de migrantes, otros países como Cuba, Nicaragua y Venezuela están enviando cantidades mucho mayores que nunca, debido a una combinación de una dura represión política por parte de regímenes autoritarios y economías muy afectadas por la pandemia. Los migrantes de esos países no pueden ser deportados porque EE. UU. no mantiene relaciones con sus gobiernos, y los países se han negado a aceptar de regreso a los ciudadanos deportados de EE. UU., lo que aumenta el atractivo de venir. La mayoría de las veces son liberados en los EE. UU., o a veces detenidos, mientras buscan asilo.

Los agentes han detenido a más de 175.000 cubanos en lo que va del año fiscal, superando con creces a los 125.000 que llegaron a Estados Unidos durante el éxodo del Mariel en 1980.

Los migrantes de otros países además de México, Guatemala, Honduras y El Salvador representaron más del 40% del total de detenciones en la frontera sur en lo que va del año fiscal.

Fresia Matamoros huyó de Nicaragua en marzo para evitar ser arrestada por el régimen del presidente Daniel Ortega. Esta estudiante de psicología infantil, de 25 años, dijo que se unió a las protestas estudiantiles que sacudieron al régimen en 2018. Dijo que muchos de sus compañeros de clase fueron asesinados por las fuerzas de seguridad.

Al llegar a la ciudad fronteriza de Tapachula, en el sur de México, en abril sin dinero, comenzó a trabajar como camarera en El Marinero, un club de striptease local.

“Acepté el trabajo porque necesitaba el dinero. En una buena noche puedes ganar unos $250, y eso te permite enviar dinero a tu familia en casa”, dijo. “Ayuda que estudié psicología. Muchos clientes lloran, buscando refugio en otra persona”.

Días después de recibir su visa de asilo mexicana en junio, Matamoros se dirigió al norte con un grupo de amigos nicaragüenses, cruzó el Río Grande y se entregó a los agentes de la Patrulla Fronteriza. Se instaló en Miami, donde vive su prima, luego de que se le permitiera continuar con su solicitud de asilo.

Si bien los hombres adultos mexicanos dominaron la mayoría de los cruces en las décadas de 1990 y 2000, eso comenzó a cambiar hace aproximadamente una década, cuando las familias y los niños centroamericanos comenzaron a cruzar en mayor número. A diferencia de la mayoría de los hombres adultos que buscaban trabajo, las familias no intentaron evadir la captura en la frontera y, en cambio, pidieron asilo. La mayoría de tales reclamos finalmente se rechazan, pero a los inmigrantes generalmente se les permitió permanecer en los EE. UU. Mientras los casos avanzaban en los tribunales, lo que en algunos casos lleva varios años. Los migrantes a los que no se les otorga asilo generalmente son deportados, aunque esto no se puede llevar a cabo de inmediato o se puede apelar.

En contraste, bajo el Título 42, decenas de miles de familias de América Central han sido expulsadas rápidamente y ahora están varadas en comunidades mexicanas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Para llegar a la frontera sur de Estados Unidos, los solicitantes de asilo deben cruzar México, donde se convierten en blanco de secuestros o extorsiones por parte de grupos criminales y funcionarios gubernamentales corruptos.

El gobierno mexicano ha convertido a Tapachula, una ciudad de unos 350.000 habitantes cerca de la frontera con Guatemala, en un punto de contención de migrantes. Los migrantes no pueden salir de la ciudad sin una visa de asilo emitida por el gobierno de México, que opera uno de los sistemas de detención de inmigrantes más grandes del mundo con más de 6,000 empleados y cerca de 70 centros de detención de inmigrantes, según Human Rights Watch, una agencia internacional que monitorea los derechos humanos. 

El gobierno mexicano ha desplegado unos 30.000 soldados y agentes de inmigración para disolver las caravanas de migrantes y ayudar a rechazar a cientos de miles de solicitantes de asilo que se dirigen al norte.

Al comienzo de la pandemia, la migración se desaceleró drásticamente cuando los países impusieron restricciones de viaje. Cuando los gobiernos latinoamericanos levantaron las restricciones de viaje a principios de 2021, la cantidad de migrantes aumentó.

Uno de ellos fue Jharson Valera, quien trabajó como ingeniero durante 13 años en una planta del gigante de productos de consumo Procter & Gamble Co. en la ciudad de Barquisimeto, en el noroeste de Venezuela. Después de que la planta cerrara hace varios años, Valera dijo que usó su indemnización de $8,000 para abrir un negocio de repuestos para motocicletas que, según dijo, fracasó debido a la constante extorsión policial.

El hombre de 34 años se despidió de su esposa y sus tres hijos en mayo. A él y a algunos compañeros de viaje les llevó un mes llegar a Tapachula. Una caminata a través de la densa selva del Darién en Colombia y Panamá le costó las uñas de los pies, y luego él y sus compañeros fueron asaltados por la policía guatemalteca, relató.

“Perdí todo en el camino”, dijo Valera.

Como el grupo se quedó sin dinero, Ricardo Angulo, compañero de viaje y excolega de Valera en P&G, vendió el reloj Náutica que la empresa le regaló en su aniversario de 10 años de trabajo para que tuvieran algo de comer cuando entraran a México. 

Poco después, les concedieron visas de asilo y tomaron un autobús hacia el norte. El grupo tardó unos 20 días en llegar a un área escasamente poblada cerca de Del Rio, Texas, donde los solicitantes de asilo cruzan las aguas del Río Grande.

Valera ahora se ha establecido en Atlanta después de que se le permitió continuar con su solicitud de asilo. Actualmente trabaja para una empresa de mudanzas. “No es un trabajo fácil, pero tengo fe en Dios que encontraré algo mejor”, agregó.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades intentaron poner fin al Título 42 a fines de mayo, pero un juez federal impidió que la administración Biden lo hiciera después de que varios estados liderados por republicanos, incluido Texas, presentaran una demanda. Es probable que la política permanezca vigente durante meses mientras se apela el caso.

Los datos del gobierno de EE. UU. muestran que el Título 42 solo se puede usar cada vez más contra adultos solteros, ya que México ha limitado drásticamente a quién está dispuesto a aceptar bajo la política.

La administración de Biden recientemente comenzó a recibir a decenas de solicitantes de asilo por día en varios puntos a lo largo de la frontera, en coordinación con grupos de ayuda como Al Otro Lado, que selecciona a los migrantes de los albergues de Tijuana en función de su salud, vulnerabilidad y cuánto tiempo han esperado, dijo Soraya Vásquez, subdirectora de programación de México de la organización.

Si termina el Título 42, es probable que aumente el número de familias que buscan asilo, dijo el Sr. Isacson de WOLA. Es probable que la cantidad de personas que no buscan asilo disminuya significativamente, junto con los cruces repetidos, agregó.

“Es posible que no descienda a los niveles bajos que vimos a principios de la década de 2010, pero no se mantendría tan increíblemente alto”, dijo Isacson.

La administración Biden ha tratado de frenar el aumento al hacer acuerdos con otros países para aumentar su propia vigilancia fronteriza. La administración también ha iniciado un programa piloto en los EE. UU. para acortar significativamente el tiempo que lleva decidir un caso de asilo.

Mientras tanto, la economía de EE. UU. necesita inmigrantes para ayudar a llenar unos 11 millones de puestos vacantes, la mayoría de ellos empleos no agrícolas de bajos salarios en sectores como la construcción, el procesamiento de aves de corral o restaurantes, dijo David Bier, un experto en migración del Instituto Cato, un libertario Grupo de expertos de Washington que favorece el aumento de la inmigración a los EE. UU.

“Lo que vemos en la frontera sur es un reflejo de la demanda de mano de obra en Estados Unidos”, dijo. “No hay ningún camino legal para estos trabajos”.

Correcciones y Ampliaciones

Los arrestos de la Patrulla Fronteriza en la frontera sur para este año fiscal probablemente superarán los dos millones por primera vez. El titular de una versión anterior de este artículo decía incorrectamente que el número de cruces fronterizos se acercaba a los dos millones. (Corregido el 15 de agosto)

Escriba a Santiago Pérez a santiago.perez@wsj.com y a Michelle Hackman a michelle.hackman+1@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

SÍGUENOS EN